CONFLICTO LABORAL

Los trabajadores de las bibliotecas de Castilla-La Mancha piden al consejero de Page una solución

Ruiz Molina en una imagen de archivo
Ruiz Molina en una imagen de archivo

El personal bibliotecario de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha elaborado una carta dirigida al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, para pedirle, que "si reconoce que sus reivindicaciones son legítimas", se tiene que sentar "a negociar y a buscar soluciones".

"No sea cómplice de la degradación de uno de los servicios que presta la Junta mejor valorados por la ciudadanía", ha señalado el personal bibliotecario en una carta facilitada por el sindicato CSIF.

"Agradecemos que reconozca que las plantillas de al menos cuatro de las bibliotecas están infradotadas, y, sobre todo, que están trabajando para completarlas, aunque las cifras que están barajando no llegan a cubrir las plazas que han quedado vacantes o han desaparecido tras los últimos concursos. También es esperanzador escuchar la determinación del Gobierno Regional para reducir la interinidad, esperemos que con pleno reconocimiento de la antigüedad en sus puestos de trabajo".

Por otro lado, resulta, señalan, "de lo más sorprendente que afirme que nuestro complemento específico, que en teoría retribuye nuestro especial 'horario especial', es un 50 % mayor que el del resto de funcionarios, sin mencionar que está comparando los complementos específicos del personal con 'horario especial' con los del personal con jornada ordinaria. Hay que recordar que el complemento específico mayor para los puestos de trabajo con 'horario especial' debe retribuir su mayor penosidad".

Bajo el término 'horario especial', describen, "se ampara un amplio abanico de modalidades: mañanas de lunes a viernes, con presencia obligatoria de 9.00 a 14.00 más dos tardes a la semana o el del personal bibliotecario ,turnos rotatorios semanales con mañanas (permanencia obligatoria de 08.30-14.45 horas) y tardes (permanencia obligatoria de 14.45-21.00) y un sábado de cada tres (09.00-14.00), implicando esto último además entre 13 y 15 días más al año de trabajo que el resto del personal".

"No se entiende que no se reconozcan las grandes diferencias en flexibilidad horaria, días trabajados al año y régimen de turnicidad, en definitiva, las grandes disparidades con respecto a la posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar entre las distintas jornadas amparadas bajo la denominación horario especial", han afirmado.

Por ello, no comprenden "porqué considera inaceptable su propuesta, que implica trabajar las mismas horas y los mismos días que el resto del personal funcionario". "Estos mismos problemas han sido planteados en muchas otras ocasiones ante la Consejería de Educación y Cultura, y si finalmente optamos por tomar medidas de presión fue porque nunca fueron atendidas".

Al margen de los horarios, la posibilidad de tener carrera profesional "es inexistente", a su juicio, "más allá de la promoción interna". "No existen apenas oportunidades para concursar, por lo que en la mayor parte de los casos un funcionario de Bibliotecas mantiene el mismo nivel desde que consigue la plaza hasta que se jubila, ya que no hay revisión de niveles ni concursos que supongan una mejora de puesto", reiteran.

COMPARTIR: