ELABORADO POR LA CHT

Ya se puede consultar el mapa que advierte de muchas zonas con riesgo de inundación en Castilla-La Mancha

FOTO: El Tajo a su paso por Talavera (E.C.)
FOTO: El Tajo a su paso por Talavera (E.C.)

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha iniciado este jueves el trámite de consulta pública de la revisión y actualización de los mapas de peligrosidad por inundación y de los mapas de riesgo de inundación de la parte española de la demarcación hidrográfica del Tajo. En los mapas de peligrosidad por inundación se determinan las zonas inundables, mientras que en los mapas de riesgo de inundación se incorporan los usos del suelo y los principales daños esperables, informa este jueves la CHT. 

Ambos mapas se elaboran para los tramos de cauces incluidos en las Áreas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSIs) identificadas en la Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI) -segundo ciclo- de la parte española de la Demarcación hidrográfica del Tajo (33 ARPSIs con 221 tramos de cauces y una longitud total de 585,228 km), y muestran las consecuencias adversas potenciales de las inundaciones en dichos tramos de cauces, para tres escenarios de probabilidad: alta, media y baja, asociados a los periodos de retorno de 10, 100 y 500 años respectivamente.

Los mapas de peligrosidad contienen la extensión de la inundación, los calados previstos, y en ellos se representan las zonas de dominio público hidráulico, servidumbre, policía y flujo preferente. 

Los mapas de riesgo contienen la población y la actividad económica que puede verse perjudicada, así como la afección al medio ambiente, y se distinguen los puntos de especial importancia, como instalaciones industriales, estaciones depuradoras de aguas residuales, elementos del patrimonio cultural o que afecten a labores de protección civil, y las áreas de importancia ambiental, como zonas protegidas para la captación de aguas destinadas al consumo humano, masas de agua de uso recreativo y zonas para la protección de hábitats o especies.

Dada la magnitud de la información que es necesario manejar, el proceso de consulta pública se va a realizar en dos fases: una primera, para los mapas de peligrosidad y riesgo de inundación relativos a los nuevos tramos identificados en la revisión y actualización de la EPRI -segundo ciclo-, y una segunda, para los mapas de riesgo de inundación de los tramos ARPSI del primer ciclo que no han precisado revisión (184 tramos). 

COMPARTIR: