DESAYUNO INFORMATIVO CON EL DELEGADO DEL GOBIERNO EN CASTILLA-LA MANCHA

González Ramos cree en la desalación como solución al conflicto del agua y ve una "barbaridad" revivir el ATC de Villar de Cañas

Manuel González Ramos, delegad del Gobierno en Castilla-La Mancha
Manuel González Ramos, delegad del Gobierno en Castilla-La Mancha

El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Manuel González Ramos, se ha mostrado "muy contento" por el "cambio de paradigma" que ha supuesto en la gestión del agua la llegada del socialista Pedro Sánchez a La Moncloa. Durante un desayuno informativo celebrado en Toledo para cerrar el año 2018, ha recordado que el Ejecutivo nacional se ha comprometido a duplicar el agua desalada en el Levante de aquí a 2021, pasando de 200 hectómetros cúbicos a 400, lo que, a su juicio, "tiene que repercutir positivamente en un menor trasvase de agua" desde los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía. "No tengo dudas de que la desalación hará que el agua del trasvase se quede más arriba", ha añadido. 

Sin embargo, González Ramos no ha concretado si el Gobierno de España está dispuesto a cambiar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura fijadas en el Memorándum, un documento aprobado en el 2013 con el único apoyo del PP y que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ya ha exigido modificar. A este respecto, el delegado ha indicado:  "Cualquier cambio tiene que estar vinculado a un pacto nacional por el agua".

Así, González Ramos ha pedido huir de la "demagogia" y del "cortoplacismo" en la gestión de los recursos hídricos. "¿Alguien puede tomar decisiones de la noche a la mañana?", se ha preguntado al ser cuestionado sobre si es partidario del cierre del trasvase Tajo-Segura. "La política es el sentido común. Si no tenemos una perspectiva de futuro, cualquier otra cosa será un imposible. Cuando hablo del cambio de paradigma en la gestión del agua, significa que a medio plazo se quieren sustituir los recursos que llegan desde Entrepeñas y Buendía con agua desalada", ha explicado.

"Cada uno tiene su parte de razón y yo aspiro a que todos tengamos nuestras demandas satisfechas", ha dicho en referencia al conflicto hídrico que mantienen Castilla-La Mancha y el Levante español, aunque ha aclarado que "las demandas infinitas de Murcia no se pueden sostener mirando a Entrepeñas y Buendía". "Vienen periodos de sequía y el cambio climático ya lo tenemos aquí. La política tiene que ser proactiva de cara a afrontar un futuro que pronostican los científicos. Vamos a ponerle sentido común", ha defendido.

La "barbaridad" de revivir el ATC

Respecto a la paralización del Almacén Temporal Centralizado (ATC) paralizado en la localidad conquense de Villar de Cañas, González Ramos ha recordado que "hablar de ATC queda muy fino" pero que, en realidad, "es un basurero nuclear". Por ello, ha calificado de "barbaridad" que el presidente del PP  de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, "se empeñe" en que el proyecto siga adelante. "No entiendo cómo el candidato del PP puede decir esta barbaridad de vincular el ATC a la investigación. Si queremos hablar de investigación hablemos de becas y de universidad, no como una justificación para construir el ATC", ha asegurado.

Después de recordar que "la señora Cospedal quiso poner en el corazón de España un basurero nuclear para quitar el problema a otros territorios del PP", González Ramos ha señalado que le gustaría que el nuevo líder de los 'populares' castellano-manchegos "reconociese que fue un error". "Así lo creen todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha menos aquellos, muy pocos, que creen que les generaría empleo, algo que también es falso", ha indicado.

Por último, el delegado del Gobierno ha asegurado que la decisión de Pedro Sánchez de paralizar el proyecto nada más tomar posesión fue "valiente y acertada", aunque ha reconocido que no conoce el plan B que tiene el ministerio de Transición Ecológica para almacenar los residuos nucleares que genera España. 

Defensor de la caza y los toros

Precisamente, sobre las declaraciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, mostrándose partidaria de la prohibición de la caza y de los toros, González Ramos le ha sugerido que se "guarde en casa" las opiniones personales, ya que tanto el PSOE como el Gobierno de España defienden ambos sectores. 

Él, por su parte, ha mostrado su "respeto a las tradiciones" y su "respeto máximo y contundente" a los aficionados a la caza y a los toros, puesto que ambos sectores generan "riqueza y empleo". 

Al ser preguntado sobre un supuesto adelanto de las elecciones generales si el Gobierno de Pedro Sánchez no logra sacar adelante los presupuestos, González Ramos ha preferido no opinar ya que esa circunstancia ya que "si lo sabe es él y nada más que él", ha dicho refiriéndose al presidente. "No voy a hablar de una impresión personal siendo delegado del Gobierno.

Las opiniones personales no las guardamos para los cafés y hacemos quinielas", ha defendido. Eso sí, González Ramos ha defendido la postura de Pedro Sánchez ante el desafío independentista catalán pese a las presiones y los desacuerdos expresados por algunos barones socialistas como el castellano-manchego Emiliano García-Page. "Tiene una hoja de ruta muy clara. Ya ha demostrado que es una persona paciente y con mucho aplomo, que quiere que el diálogo prime sobre otras cuestiones. Diálogo no significa ceder sino hablar para que las diferencias se puedan corregir", ha explicado antes de asegurar que "los barones saben que Pedro Sánchez es firme en la defensa de la Constitución". 

Por ello, ha defendido que es acertado la celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona y ha dicho no entender que se pida la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña "porque sí".  En este sentido, ha comentado la reunión que previsiblemente mantendrá este miércoles Sánchez con los presidentes autonómicos del PSOE y ha considerado que ningún presidente regional verá "mal" que, con la negociación presupuestaria, pueda haber 2.000 millones más para las comunidades autónomas. 

El peor día como delegado

Durante el desayuno informativo, González Ramos también ha asegurado que su peor día como delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, cargo que ocupa desde el pasado mes de junio, fue el de las inundaciones de la localidad toledana de Cebolla.  "Sentí rabia y mucha impotencia. La suerte es que no hubo ninguna desgracia personal", ha expresado antes de anunciar que la Confederación Hidrográfica del Tajo está estudiando "dos o tres alternativas" para evitar que las riadas se repitan en el municipio, un proyecto que está "muy avanzado".

En materia de infraestructuras ha hablado de la mejora del servicio de ferrocarril que une la capital de España con la comarca de Talavera de la Reina, avanzando que en mayo "se llegará a la renovación total de 11 o 12 máquinas".

En este apartado de carreteras, ha dicho que la iluminación de la N-400 a su paso por Toledo se llevará a cabo muy pronto gracias a una gestión directa con el Ministerio de Fomento liderada por la alcaldesa, Milagros Tolón. Sobre la construcción del tramo Toledo-Ocaña de la A-40, sin embargo, ha evitado ofrecer plazos ya que "hay algunas infraestructuras que requieren un tiempo prudencial". También ha puesto de manifiesto los proyectos diseñados para mejorar la N-430 en la provincia de Ciudad Real, sin dejar de lado otras infraestructuras que requieren de "más tiempo y paciencia".

Por otra parte, también ha destacado la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la Comunidad Autónoma en operaciones contra la explotación laboral en el campo, poniendo en valor la explotación de algunas operaciones que han conseguido combatir la "esclavitud del siglo XXI".

Tras comprometer el trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil para seguir persiguiendo estos delitos, ha puesto el acento en que sindicatos y asociaciones agrarias también colaboran en el desmantelamiento de este tipo de organizaciones.

COMPARTIR: