10 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

MONASTERIO DE LOS PADRES FRANCISCANOS DE HELLÍN

Reabre sus puertas un vistoso monasterio castellano-manchego tras ser rehabilitado

El Monasterio de los Padres Franciscanos de Hellín (Albacete) reabrirá este domingo, 8 de diciembre, tras la finalización de las obras de rehabilitación el pasado mes de octubre.

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, ha sido testigo este martes de los resultados fruto de las obras de rehabilitación integral del Monasterio de los Padres Franciscanos de Hellín, la primera de las acciones culminadas de las que integran la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI), cofinanciada por la Unión Europea en un 80% y en un 20% por la Diputación albaceteña.

Cabañero ha acudido al lugar acompañado de la vicepresidenta, Amparo Torres, del arquitecto jefe del Servicio de Arquitectura y director de estas obras, Gregorio Parreño, que se ha encargado de dar cuenta de los detalles técnicos de las actuaciones acometidas, y del alcalde de la localidad, Ramón García.

En una nota de prensa remitida por la institución provincial, García ha destacado lo determinante que es para Hellín y para su comarca la recuperación de este edificio, muy próximo al Conjunto Histórico de la localidad, que fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2007.

Esta rehabilitación se incluye dentro de la operación de 'Conservación y Promoción del Patrimonio Histórico y Cultural' de la EDUSI del Área Funcional de Hellín y, tal y como ha detallado el presidente provincial, "ha tenido un coste total de 470.581 euros (376.465 aportados por el FEDER y 94.116 por la Diputación de Albacete)".

Los trabajos culminaron en octubre

Los trabajos, que comenzaron en diciembre de 2018 y culminaron el pasado mes de octubre, se han acometido respetando el plazo previsto de diez meses y será este domingo, 8 de diciembre, cuando este enclave abra sus puertas nuevamente en su primer gran acto público.

"Rehabilitar este lugar emblemático como recurso patrimonial y turístico del municipio de Hellín, entendiendo que es fundamental tanto para su dinamización y proyección como para la promoción de la localidad y de toda la comarca", ha resaltado el presidente provincial.

Trabajos "muy complejos y laboriosos" por los que el presidente de la Diputación ha felicitado especialmente a quienes los han llevado a cabo.

Paseando por el Monasterio, Santiago Cabañero ha podido comprobar tanto el trabajo realizado como la complejidad de cada una de las acciones que han conformado esta rehabilitación, de la que Gregorio Parreño ha ido aportando detalles durante la visita.

Por ejemplo, explicando cómo antes de culminarse el proyecto, se encontraron con un edificio muy deteriorado en el que incluso había un claro peligro de hundimiento de toda la cabecera de la iglesia que hizo precisos varios apuntalamientos minuciosos, así como ir desarrollando soluciones a las diferentes nuevas fisuras que se iban produciendo en la estructura conforme iban apareciendo.

El que ha permitido recuperar este enclave ha sido un proceso "muy complejo" que ha estado agravado tanto por los materiales de mala calidad como por el desgaste que el tiempo y el agua habían ido produciendo en buena parte de la edificación, hasta ponerla en serio peligro.

El director de las obras ha explicado que las características del lugar han hecho preciso un seguimiento estricto y diario de los trabajos, también con el objetivo fundamental de dotar a la zona de la máxima seguridad para quienes han estado encargados de desarrollarlos, con éxito, en cada una de las fases.

Parreño ha subrayado que se han rehabilitado 1.200 metros cuadrados de cubierta, así como el camarín de la Virgen "que es la parte más bonita" y se ha aprovechado la ocasión para modificar una parte de la instalación eléctrica.

Por todo ello, Cabañero ha querido reconocer "la labor del personal que, en primer lugar, trabajó de manera diligente y eficaz, con máxima preocupación y ocupación, en que estas ayudas de Europa pudieran llegar para dar respuesta a distintas necesidades en la provincia", pero también "la del equipo de arquitectos, con Parreño a la cabeza, que han hecho un "trabajo excepcional".

Un lugar de gran valor para Hellín 

Precisamente en esta línea, el alcalde de Hellín, Ramón García, ha querido sumarse a esos agradecimientos a quienes han tomado parte esta importante obra para la localidad que ya se ha visto culminada y por la que ha reconocido el apoyo tanto de la Diputación como de la Unión Europea.

García ha reseñado la importancia histórica y patrimonial que este Monasterio, que comenzó a construirse en el segundo tercio del siglo XVI y que sufrió un gran incendio en 1955 que hizo precisas varias remodelaciones, tiene para toda la comarca, y más allá.

Durante la visita, ha informado que el uso de este edificio "no va a ser eminentemente eclesiástico, sino que va a ser más turístico" y ha explicado que a partir de la próxima semana van a comenzar las visitas guiadas para que tanto los hellineros y hellineras, como los y las visitantes puedan "contemplar esta joya que tenemos en la actualidad".

Además, ha avanzado que el próximo año formará parte de las rutas que se pondrán en marcha "para el resurgir del turismo en Hellín".

Este domingo, en el Monasterio de los Franciscanos, en un acto sencillo, se descubrirá una placa en la puerta y se inaugurará oficialmente para el público.

COMPARTIR: