EL ENFRENTAMIENTO MÁS AGRIO HA SIDO EL QUE HAN PROTAGONIZADO PAGE Y PODEMOS

Acaba la campaña en CLM marcada por el debate, la incógnita de los pactos y una traca final

Los cinco candidatos antes del debate televisivo, que fue moderado por la periodista Sonia Trigueros (Sirva su presencia como homenaje a los medios y profesionales que han seguido la campaña electoral)
Los cinco candidatos antes del debate televisivo, que fue moderado por la periodista Sonia Trigueros (Sirva su presencia como homenaje a los medios y profesionales que han seguido la campaña electoral)

La campaña electoral ha tocado a su fin este viernes tras dos semanas marcadas por ser la primera con expectativas de que las Cortes de Castilla-La Mancha den cabida a más de tres grupos parlamentarios y por un debate histórico que nunca antes se había vivido en la Comunidad Autónoma.

Cada partido ha asumido su particular estrategia atendiendo a sus objetivos. Mientras el PSOE ha enfocado su línea de actuación encaminado a administrar la ventaja propia de las encuestas y de la victoria del 28 de abril, el Partido Popular se ha centrado en recuperarse de la caída y volver a rescatar el voto huido en las generales.

De su lado, Ciudadanos partía con la seguridad de conseguir por primera vez representación parlamentaria y con la vista puesta en ser determinante para la formación del próximo Gobierno; mientras que el horizonte de Podemos está en seguir siendo necesario para que Emiliano García-Page mantenga la Presidencia y pedir a cambio competencias gubernamentales.

Vox, último en llegar, arrancaba con un desconocido candidato a la Junta, Daniel Arias, y aunque ha acusado a la hora de hacer campaña su falta de músculo en cuanto a estructura, la inexperiencia y la relajación de expectativas tras unos resultados en las generales que no cumplieron con lo esperado, aún tiene alguna opción de conseguir escaño en el Convento de San Gil por la provincia de Toledo.

Debate histórico

El debate electoral que acogió el pasado lunes, día 20, la Radio Televisión de Castilla-La Mancha ha marcado un punto de inflexión en la campaña.

En la cita, Emiliano García-Page mantuvo una pose presidencialista contra cuatro adversarios que sumaron fuerzas para desgastarle; mientras que el candidato 'popular', Paco Núñez, aprovechó los 150 minutos de contienda para atenuar la caída electoral de hace apenas cuatro semanas y sobreponerse a las otras dos 'derechas'. Apenas prestó atención a los candidatos de Ciudadanos y Vox y consiguió transformar un debate a cinco en el 'cara a cara' que pretendía con el presidente regional.

El enfrentamiento entre las dos principales fuerzas políticas propició un hueco que fue bien aprovechado por el candidato de Unidas Podemos, José García Molina, que coló un gran número de propuestas inéditas como la gratuidad de servicios de dentista en la sanidad pública.

El papel de la candidata de Cs, Carmen Picazo, estuvo capitalizado por las dudas que sembró al final de la emisión respecto de su postura en cuanto a pactos. Después de varias semanas en las que se daba por hecho que la formación naranja propiciaría un Gobierno socialista en Castilla-La Mancha -con guiños incluidos de Juan Carlos Girauta o Albert Rivera-, la cabeza de lista del partido se limitó a decir, de forma muy ambigua, que si de sus siglas dependiera y con una suma factible, era partidaria del "cambio".

Daniel Arias, de Vox, partía de cero en su primera gran aparición televisiva y utilizó su tiempo para poner encima de la mesa un gran número de propuestas. Unir capitales de provincia por autovía, bajada "masiva" de impuestos o recuperar la actividad vespertina en los quirófanos fueron algunas de sus sugerencias, si bien la más llamativa fue la creación de un parque temático dedicado a la tauromaquia.

Unas 2.000 personas han abarrotado el acto de Page en Cuenca, donde ha cerrado la campaña

 

Solo dos caravanas: Page y Núñez

Sólo García-Page y Núñez han tirado de la tradicional caravana electoral, a la que han subido periodistas de los principales medios de comunicación para entrar en ruta con el candidato.

García-Page ha superado los 6.000 kilómetros en su recorrido por medio centenar de localidades de Castilla-La Mancha durante esta campaña electoral -que los socialistas interrumpieron día y medio por el fallecimiento del exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba-.

Respecto a sus adversarios políticos, el socialista se ha centrado especialmente en la persona del candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Paco Núñez, a quien al inicio de la campaña electoral mencionaba sin nombrarlo directamente, para subrayar cómo "jaleó" los recortes de la expresidenta María Dolores de Cospedal.

El acto más multitudinario de la campaña electoral, tras el mitin de Albacete en el que contó con el apoyo del secretario general del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha sido el que ha servido para cerrar campaña en la capital conquense, donde ha contado con el expresidente regional, José Bono.

Paco Núñez ha tenido un intenso cierre de campaña. La imagen corresponde al acto celebrado en Cuenca

Por su parte, el candidato del PP, Paco Núñez, tras más de 7.000 kilómetros y 90 municipios visitados, ha completado una campaña que ha combinado visitas a empresas y colectivos sociosanitarios con actos de partido, entre los que han destacado, por la congregación de público, el mitin de 22 de mayo en La Roda (Albacete), acto central de la campaña del candidato y que fue retransmitido en directo por el PP; el celebrado el primer día de campaña en Membrilla (Ciudad Real) y, de esa misma semana, el de Malagón, también en esta provincia.

Núñez se ha centrado en defender un programa que, ha asegurado en todos sus actos, priorizará la mejora de la sanidad, la bajada de impuestos y el apoyo tanto a los autónomos y al mundo rural, contraponiéndolo a las "promesas incumplidas" de Emiliano García-Page, que siempre han salido a relucir en sus discursos.

Tanto el PP como el propio Núñez se sintieron ganadores del debate electoral, y así lo han expresado en multitud de actos. Incluso Núñez reconocía en conversaciones informales con los periodistas que han cubierto su campaña que el envite ha servido para que su gente se haya "venido arriba" y ha visto una línea ascendente en el partido a partir del debate.

Podemos pone al rojo la campaña

De su lado, Podemos ha puesto en marcha una campaña electoral más discreta, con grandes actos en todas las capitales de provincia pero sin presencia de ningún líder nacional del partido más allá de Rafa Mayoral.

Tras una primera semana de campaña muy propositiva, el punto de inflexión llegó tras el debate electoral. Si hasta este lunes apenas había reparado en atacar a Emiliano García-Page, los últimos cuatro días han estado marcados por una estrategia de golpes directos al presidente autonómico.

Antes de ese lunes, el candidato de la confluencia, José García Molina, protagonizó dos hitos polémicos. Primero con su propuesta de acabar con el día festivo dedicado al Corpus Christi y transformarlo en el Día de la Familia -a celebrar el 15 de mayo-, y sólo un día después con su iniciativa de priorizar a los trabajadores castellano-manchegos en las ofertas de empleo público de la región.

José García Molina ha cerrado en Albacete

Esta última medida llegó a provocar el rechazo del líder de IU en la región, Juan Ramón Crespo, compañero de candidatura y cabeza de lista por la provincia de Ciudad Real, quien en seguida se desmarcó de su aliado para estas elecciones.

La campaña en la que ha utilizado la imagen de García-Page para pedir el voto a "los socialistas de corazón", y las insinuaciones de que la Junta Electoral la ha llegado a prohibir tras ser "presionada" por el PSOE ha sido el último capítulo del viraje de la campaña de Unidas Podemos. Aún así han insistido sobre lo mismo cambiando imaginativamente la imagen y el texto del cartel. Ha sido lo más original de la campaña y lo que ha creado el enfrentamiento más agrio entre Page y su vicepresidente segundo en el Gobierno, José García Molina.

Ciudadanos, muy discreto

La candidata de Ciudadanos, Carmen Picazo, también se ha recorrido gran parte de la región para hacer campaña con sus cabezas de lista, aunque su punto fuerte ha sido Albacete.

Su acto más importante tuvo lugar en la capital albaceteña el mismo lunes en el que se celebró el debate electoral, con Inés Arrimadas arropándola.

Picazo ha esgrimido durante estas dos semanas el programa electoral de la formación naranja, plagado de propuestas en materia impositiva y de impulso a la educación y la sanidad.

Carmen Picazo ha estado en Talavera acompañada por Juan Carlos Girauta

Por último, el candidato de Vox, Daniel Arias, ha acusado la falta de medios y se ha limitado a hacer una campaña muy personal y cercana usando el 'Voxmóvil', que le ha llevado a recorrer no sólo la provincia de Toledo, sino a llevar el programa de su formación por toda la Comunidad Autónoma 

COMPARTIR: