12 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EL AYUNTAMIENTO DE ZARAUTZ SE LA HA QUITADO

La odisea de una castellano-manchega por culpa de una multa donde nunca estuvo

Una conductora de Guadalajara que nunca ha circulado por Gipuzkoa, ni siquiera por Euskadi, ha conseguido, con la mediación del Ararteko, que el Ayuntamiento de Zarautz le retire la multa que le impuso por estacionar sin distintivo de residente en una zona del municipio que así lo requería.

Según informa el Defensor del Pueblo Vasco en una nota, la afectada solicitó la intervención del Ararteko en el asunto después de que un vigilante del Servicio de Estacionamiento Limitado (OTA) de Zarautz la denunciara por aparcar "en una zona o sector reservado a residentes sin que el vehículo tenga el distintivo que lo autoriza".

El Ayuntamiento de la localidad costera le remitió entonces la sanción correspondiente, a pesar de que la denunciada "nunca" había estado en Zarautz ni había "circulado por el País Vasco", por lo que supuso que el vigilante "tuvo que incurrir en un error al consignar en la denuncia la matrícula del vehículo infractor".

La nota del Ararteko, precisa que "ni siquiera el color del vehículo" que el vigilante "hizo constar" en la denuncia se correspondía con el de la perjudicada, quien alegó además que aquel día "su vehículo se encontraba circulando por la autovía A-2 en dirección a Guadalajara".

La mujer formuló estas alegaciones con el objetivo de que "el Ayuntamiento pudiera comprobar en la Dirección General de Tráfico que su vehículo se encontraba circulando por aquella vía", dado que podría darse el caso de que hubiera sido "captado" por algún radar, información que también trató de conseguir por sus propios medios aunque "no obtuvo respuesta" alguna.

La reclamante argumentó asimismo que el consistorio había vulnerado "su derecho a la presunción de inocencia, ya que se había limitado a dar por probada la infracción con base en la denuncia del vigilante de la OTA, sin indagar en sus alegaciones ni atender a los indicios que aportó para demostrar que su vehículo no podía ser el denunciado".

Tras dirigirse al Ararteko, esta institución solicitó la "colaboración" del Ayuntamiento de Zarautz que, tras revisar el procedimiento sancionador, constató la existencia de "un error al consignar la matrícula" y que, "efectivamente", el vehículo denunciado no era el de la conductora y ya ha anulado la sanción.

COMPARTIR: