CENTRO NUCLEAR DE ZORITA, EN GUADALAJARA

Programada una histórica y espectacular demolición de edificios en Castilla-La Mancha

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) empezará la demolición de los principales edificios de la central nuclear 'José Cabrera', en Almonacid de Zorita (Guadalajara), en el segundo semestre del año.

El subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Ángel Canales, acompañado por personal de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación, ha visitado la central nuclear que se encuentra actualmente en la última fase de desmantelamiento, ha informado una nota gubernativa.

Canales ha podido comprobar de primera mano los trabajos desarrollados por Enresa, que continúan según lo programado, y que ya superan el 85 %, como ha explicado el director de la instalación, Manuel Ondaro, que ha confirmado que en este momento ya están desmantelados todos los sistemas operativos que estuvieron en funcionamiento durante el periodo de actividad de la central.

Durante este segundo semestre del año va a empezar la demolición de los principales edificios, entre ellos el edificio de contención del reactor, rematado por una cúpula roja que lo convierte en uno de los más característicos de la instalación, unos trabajos que se prolongarán hasta finales de 2020.

El subdelegado ha tenido la oportunidad de recorrer las diferentes instalaciones que forman parte de la central nuclear -reactor, edificio auxiliar de desmantelamiento, almacenes de residuos de baja y media actividad y Almacén Temporal Centralizado (ATI)- y de conocer el proceso de gestión de los residuos generados por el desmantelamiento.

Desmantelamiento

En este sentido, Enresa ha calculado que a lo largo del proyecto de desmantelamiento de la central 'José Cabrera' se gestionarán alrededor de 104.000 toneladas de materiales, de los cuáles entre un 5 % y un 10 % serán catalogados como residuos radiactivos.

Sobre esto, Canales ha subrayado las garantías de calidad que acompañan todo el procedimiento, que se ha convertido en una referencia para futuros procesos de desmantelamiento de instalaciones similares y que está siendo seguido con interés por la comunidad internacional.

De hecho, se trata del primer desmantelamiento completo de una central nuclear en España, la primera que entró en operación en nuestro país, en 1968, y que puso fin a su actividad en 2006, tras 38 años de funcionamiento.

COMPARTIR: