25 de noviembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

ACOMPAÑADO POR EL PRESIDENTE REGIONAL Y LA ALCALDESA DE LA CIUDAD, ENTRE OTRAS AUTORIDADES

El rey Felipe VI visita la gran exposición de Cisneros en la Catedral de Toledo

El rey Felipe VI ha recorrido este martes la exposición que conmemora el V centenario de la muerte del cardenal Cisneros en la Catedral de Toledo, formada por 350 piezas que aglutinan pintura, azulejería, orfebrería, manuscritos y textiles, y ha recibido la medalla del cabildo catedralicio.

Acompañado, entre otros, por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el rey ha visitado la exposición 'Cisneros. Arquetipo de virtudes, espejo de prelados' junto al comisario, el canónigo delegado de Patrimonio de la Catedral, Juan Pedro Sánchez.

Organizada con motivo del 500 aniversario de la muerte de Cisneros (1517), la exposición ha reunido en el templo Primado numerosas piezas inéditas hasta ahora, como el decreto de expulsión de los judíos de España firmado por los Reyes Católicos, que se conserva en Ávila.

El monarca ha conocido el montaje del 'Tanto Monta' de Isabel y Fernando de forma completa, tal y como los Reyes Católicos lo colocaban, con el trono en dos jamugas de la época, y ha visto el llamado 'Misal rico' de Cisneros, una joya del miniaturismo de comienzos del siglo XVI.

También se ha detenido en la hermosa capilla del Corpus Christi, la capilla mozárabe que mandó construir Cisneros para recuperar y mantener el rito mozárabe, y ha conocido uno de los primeros libros de bautismo que se conoce, recién conquistada Granada.

Asimismo, ha visto la bula del papa Alejandro VI autorizando al cardenal a fundar la Universidad de Alcalá y, por supuesto, ha admirado la Custodia de Arfe, encargada por Cisneros a Enrique de Arfe y que cada año procesiona por las calles de Toledo el día del Corpus Christi.

Al rey le ha gustado "mucho"

"Mucho", ha respondido el rey cuando los periodistas le han preguntado si le había gustado la exposición, al igual que ha reconocido que siempre le "impresiona" visitar la Catedral de Toledo.

Cuando ha terminado de recorrerla, el monarca ha saludo a la veintena de miembros del cabildo catedralicio, ha firmado en el libro de honor de la Catedral y ha recibido la medalla honoraria del cabildo, que luce la cruz del rito hispano mozárabe.

Durante el recorrido a la exposición han acompañado al monarca el arzobispo de Toledo y su obispo auxiliar, Braulio Rodríguez y Ángel Fernández; el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Vaquero; el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.

"A Toledo hay que venir siempre"

Una vez que el rey se ha marchado, a las 13:30 horas, el ministro de Cultura ha señalado a los periodistas que la exposición es "magnífica" y tiene piezas "únicas" en una Catedral "deslumbrante", por lo que ha recomendado visitarla.

"A Toledo hay que venir siempre, pero merece la pena esta exposición de un hombre de la Iglesia que fue un grandísimo hombre de Estado", ha precisado.

Méndez de Vigo ha añadido que en España "a veces somos un poco parcos" con el pasado histórico y ha apuntado que la exposición es "una buena muestra de esta gran nación que es España" al tiempo que ha subrayado lo acertado de que Toledo, "que tanto tuvo que ver en su vida y en su obra, política y eclesiástica", rinda homenaje a Cisneros.

"Vale la pena hacer esta visita porque es una gran exposición y para darnos cuenta de cómo se forjó la unidad de España hace más de 500 años, cómo de ahí somos hoy lo que somos, un gran país en Europa, a la vanguardia de la Unión Europea y con una grandísima proyección gracias a lo que denominamos la cultura en español", ha manifestado el ministro.

COMPARTIR: