El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha apela a la responsabilidad en la fase 1: "No está todo salvado"

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha señalado, después de conocerse que Albacete, Toledo y Ciudad Real pasarán a la fase 1 el próximo lunes, que ahora es el momento de exigir la "máxima responsabilidad" y pedir "mucho cuidado" a todas las personas que viven en Castilla-La Mancha.

En este sentido, ha querido evitar triunfalismos. "Sean conscientes de que llegar aquí ha constado mucho, el sufrimiento de mucha gente, y ahora tenemos que ser muy responsables". "No pongamos a prueba de nuevo el sistema", ha advertido el consejero.

Es por ello por lo que ha insistido en que ahora que se va a poder salir "un poco más" y se abre la mano para que la sociedad vuelva a desarrollarse, hay que tener cuidado con las distancias, mantener los metros y la higiene.

El consejero ha explicado que Castilla-La Mancha ha actualizado los indicadores que ya cumplía la semana pasada y se los ha presentado al Ministerio de Sanidad, con lo que ha considerado exigencias "muy altas" y ha añadido que esto no debe llevar a pensar a que "tenemos todo salvado".

Así, ha puesto en valor que se ha podido cumplir el requisito del diagnóstico y que la Comunidad Autónoma va a tener la capacidad de hacer algo más 5.000 PCR. En este punto ha anunciado que el Instituto Carlos III ha certificado un nuevo laboratorio para que Castilla-La Mancha haga test en Talavera de la Reina, en Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura.

No obstante, ha señalado que la región tendrá que seguir presentado datos este mismo lunes para trabajar en las siguientes fases. "Para nosotros ha sido muy importante la prudencia y andar poco a poco a pesar de que hemos tenido momentos tremendamente difíciles", ha dicho.

Extremar el control y la vigilancia

Razón por la cual y a pesar de que la región ha pasado a fase 1, desde la Junta han pedido al Ministerio de Interior que se extreme el control y la vigilancia para que si no es imprescindible viajar de provincia a provincia, no se circule.

Es "importantísimo", ha dicho, y para ello ha apuntado los números de la receta interoperable para señalar que en marzo y abril de pasado año se produjo la entrega de 30.000 recetas a ciudadanos de fuera de Castilla-La Mancha, de las que 15.000 eran ciudadanos de Madrid.

Pero el "dato escalofriante" que ha destacado es que en marzo de 2020 esas recetas han sido 182.000, de las que el 84% han sido para ciudadanos de Madrid; mientras que abril han sido 226.000 de las que 200.000 han sido para madrileños.

Por otro lado ha destacado que la caza y la pesca estén abiertas en la fase 1 como pidió el presidente regional, Emiliano García-Page. "Al igual que pedimos que la circulación de personas esté controlada, también dentro de la Comunidad y cumpliendo los criterios tenemos que ir abriendo la mano poco a poco".

A ello ha unido el titular de la cartera de la Sanidad castellano-manchega la importancia de que pueda abrir el pequeño comercio para que la sociedad empieza a resurgir "desde abajo" desde el punto de vista socioeconómico.

"Llegar aquí ha costado mucho, ha sido por el sufrimiento de muchísima gente y ahora tenemos que ser más responsables que nunca". Sean muy responsables", ha concluido en un mensaje a los castellano-manchegos el consejero de Sanidad.

Compartir