INTENTARÁN DAR "COLOR Y CALOR" A LOS ANCIANOS

Las residencias preparan la Navidad más difícil: "Nos habría gustado que hubiesen permitido las visitas"

Las residencias mayores de Castilla-La Mancha afrontan su Navidad más atípica con "un halo de tristeza" porque son muchos meses los que sus residentes llevan en unas condiciones totalmente distintas a lo que es la normalidad de la vida en un centro residencial. Aunque el COVID-19 marcará estas fiestas navideñas, las residencias van a intentar que sus hogares "se vuelvan a impregnar de calor y de color".

En declaraciones a Europa Press la secretaria general de la Asociación de Castilla-La Mancha de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores (Acescam), María Ángeles Sánchez, ha explicado cómo las residencias de la región están preparando la Navidad este 2020, marcado por la pandemia.

"Este año ya casi que empezamos a sentir cierto hartazgo cuando decimos que van a ser unas fiestas distintas, pero realmente es que todo va a ser realmente muy distinto", ha admitido Sánchez, quien ha defendido que los centros residenciales "son hogares muy vivos y se celebran todas las fiestas con mucha intensidad".

Con carácter ordinario "hay mucha actividad" durante estas fechas, porque hay muchas actividades de tipo intergeneracional, como, por ejemplo, visitan a los mayores alumnos de colegios para sus festivales de danza y villancicos, o acuden a los centros grupos folclóricos de las distintas localidades o agrupaciones de teatro, actividades que "obviamente este año no va a ser posible".

A pesar de todas las medidas de prevención que están establecidas, las residencias castellanomanchegas van a intentar que sus hogares "se vuelvan a impregnar de calor y de color". "Vamos a estar muy cercanos, como siempre, y muy presentes en la vida de nuestros mayores, porque a las únicas personas que van a poder ver presencialmente son a los que les están cuidando", ha afirmado.

En este sentido, la secretaria general de Acescam ha dicho que los centros residenciales van a poner de su parte "todo lo necesario" para que "se note lo menos posible" la falta de actividades con otros colectivos y la presencia de los seres más queridos para los mayores, que este año "lamentablemente" no van a poder compartir estos tiempos de Navidad en los centros residenciales.

Como cualquier hogar, las residencias ya se han puesto manos a la obra para organizar los menús navideños. Los ancianos también escribirán su carta a los Reyes y los echarán en los buzones reales. "La Navidad se vive exactamente igual que en un domicilio particular, con más intensidad porque es un domicilio en el que conviven muchas personas, pero por supuesto que los menús están ya más que avanzados y las actividades que este año serán distintas están ya preparadas".

Será a partir del 22 de diciembre, día del Sorteo de la Lotería, cuando las residencias darán "el pistoletazo de salida" a las fiestas de Navidad que "este año aún y con todos los condicionantes" los centros intentarán que sean "lo más especiales que se pueda". "Vamos a celebrar la Navidad como siempre y como nunca", ha enfatizado.

Las visitas siguen prohibidas

Sobre las salidas de las residencias en estas fechas navideñas, Sánchez ha asegurado que lo habitual, en años anteriores, es que los mayores salgan a comer, a cenar, un día o dos, o a pasar un rato, pero no son muchas las personas las que suelen marcharse para periodos largos de Navidad.

Este año, debido a las medidas impuestas por la autoridad sanitaria competente, no se va a poder proceder a estos contactos de comida y cena y de retorno a su casa, porque las medidas anunciadas por el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, van a permitir únicamente salidas entre el 23 y el 31 de diciembre pero con un retorno que no podrá ser hasta después del 7 de enero y siempre que se cumplan una serie de requisitos como que los propios centros estén libres de COVID-19 y que los mayores que quieran salir de la residencia no tengan sintomatología compatible con el coronavirus.

Estas medidas, según la portavoz de Acescam, van a condicionar mucho el que muchas de las personas que viven en los centros residenciales vayan a salir al domicilio de algún familiar. "Aún no sabemos que acogida van a tener las medidas entre los familiares" porque el anuncio hecho por el consejero está muy reciente.

A la asociación que representa Sánchez le hubiera gustado que en las medidas anunciadas se hubiera autorizado la visita de familiares con todas las medidas de protección y prevención necesarias en los centros donde fuera posible porque "este contacto es muy importante" para los mayores, que "están sufriendo un confinamiento muy severo".

"Es un periodo especial para todo el mundo y muy especial para las personas mayores, por ello sí que nos hubiera gustado que se hubiera podido permitir las visitas en aquellos centros sociosanitarios donde las condiciones del centro lo hubiesen permitido", ha declarado.

Esperanza en forma de vacuna

De otro lado, Sánchez ha apuntado que desde las residencias están "muy esperanzados" y esperando esa primera semana de enero en la que, según ha avanzado la autoridad sanitaria, se empiecen a producir las vacunaciones contra el COVID. "Esperanzados y deseosos de que esta pesadilla empiece a ver ya sus días contados", ha aseverado.

Finalmente, ha pedido a los ciudadanos y a los familiares de las personas mayores que sigan confiando en las residencias ya que "están preparados" para hacer frente a esta situación.

Compartir