15 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EL PARTIDO BUSCA A SU CANDIDATO A LA JUNTA

Así se organiza Vox en Castilla-La Mancha para triunfar como lo han hecho en la vecina Andalucía

Ricardo Chamorro (i) y el líder nacional de Vox, Santiago Abascal (d)
Ricardo Chamorro (i) y el líder nacional de Vox, Santiago Abascal (d)

La potente irrupción de Vox en el Parlamento de Andalucía, donde contará con 12 diputados, ha provocado un terremoto político que el partido españolista pretende extender al resto del territorio nacional en las elecciones autonómicas y municipales previstas para mayo de 2019. En Castilla-La Mancha, las tres formaciones que cuentan con representación parlamentaria en la actualidad -PP, PSOE y Podemos- ya han especulado sobre la posibilidad de que el proyecto liderado por Santiago Abascal haga cambiar drásticamente (o no) el escenario político en nuestra región: mientras que los 'populares' consideran que la suma de las derechas provocará un "vuelco" similar al de Andalucía, los socialistas creen que Vox no tiene posibilidades aquí.

Si echamos la vista atrás, Vox fue el octavo partido más votado en las elecciones autonómicas de 2015 en Castila-La Mancha, cuando únicamente consiguió 5.302 votos (el 0,48 % del total) y fue superado por otras formaciones de poco peso como UPyD o el partido animalista PACMA. Pero, en política, cuatro años son un mundo y todo podría ser muy diferente en mayo de 2019. En Andalucía, de hecho, lo comprobaron este domingo. Allí, Vox fue el noveno partido más votado en los comicios de 2015, con 18.000 apoyos, y ahora han subido a la quinta posición con 396.000 votos, multiplicando por 22 su resultado anterior. Si en Castilla-La Mancha experimentasen un aumento similar, superarían los 116.000 votos en las próximas elecciones. Y, por poner estas cifras en contexto, conviene recordar que Podemos logró dos diputados en los pasados comicios (uno por Toledo y otro por Guadalajara) con 107.000 votos.

El abogado y analista político de EL DIGITAL Ricardo Chamorro, asesor jurídico del partido a nivel nacional y fundador del mismo en la provincia de Ciudad Real, considera que a partir de ahora Vox "tiene posibilidades de entrar en cualquier parlamento autonómico de España porque ha conseguido romper el cerco mediático y ahora también el institucional en Andalucía", por lo que su crecimiento en todo el país, incluida Castilla-La Mancha, "ya no tiene freno". Según explica, el éxito del partido en Andalucía se debe a que "la gente ha buscado el mensaje de Vox, le ha gustado su programa y no ha creído en los mensajes populistas ni en el periodismo adoctrinador y totalitario que trata de controlar a la sociedad". De hecho, asegura que "cuando más se ha insultado a Vox y más se le ha hecho caer en el olvido" es cuando más votos han conseguido.  

Así, para hacer frente a lo que llaman "malintencionados ataques, falsedades y descalificaciones", Vox Castilla-La Mancha responde a varias preguntas controvertidas y trata de desprenderse de las etiquetas negativas en su perfil de Facebook, que cuenta con poco más de 500 seguidores, una cifra muy modesta.

¿Es Vox de ultra derecha? ¿Es Vox franquista? "Vox no es de extrema derecha, es de extrema necesidad. Amar a tu país y luchar por mejorar la vida de tus conciudadanos no es fascismo. Es un partido respetuoso con la Constitución y no es radical. Pretender cambiarla en aquello que no ha funcionado es legal y es democrático. Vox reconoce la historia tal como fue y se opone a su manipulación. Por eso está en contra de la Ley de Memoria Histórica", afirman.

¿Es Vox racista o xenófobo? "Vox no hace distinción ni de raza, ni de sexo, ni de religión ni de ningún tipo entre los ciudadanos. Sí está en contra del adoctrinamiento LGBT en los niños. Sí tiene preocupación por el aumento de ciudadanos musulmanes que no se integran y que tratan de imponer sus costumbres, cultura y religión. Vox también está preocupado por la masiva llegada de inmigrantes violentando nuestras leyes", responden.

¿Es Vox machista? "No. Vox no es machista. Vox está en contra de una Ley de Violencia de Género que culpabiliza al hombre simplemente por el hecho de serlo. Vox quiere una ley de violencia intrafamiliar que castigue todo tipo de violencia dentro de la familia, ya sea del hombre a la mujer, de la mujer al hombre, de padres a hijos, de hijos a padres, y así en todos los niveles de la familia, sin considerar a nadie culpable antes de demostrar que lo es".

"Vox propone políticas trasversales y muy sociales que se acercan a la persona. Estamos preocupados por la ganadería, por la agricultura, por la defensa de la caza y por los efectos de la inmigración en el campo", defiende Ricardo Chamorro, por lo que considera que el mensaje del partido al que representa es "muy potente en la España rural, por lo que esperan conseguir muy buenos resultados en Castilla-La Mancha. En Andalucía, por ejemplo, Vox ha sido la fuerza más votada en la localidad almeriense de El Ejido, famosa por sus invernaderos y la fortísima presencia de inmigrantes, y ha subido notablemente el Campo de Gibraltar y en los pueblos del interior, con altas tasas de paro. 

De hecho, Chamorro cree que "Castilla-La Mancha, con sus peculiaridades, tiene una idiosincrasia muy similar a la de Andalucía" y considera que la alianza gubernamental entre el socialista Emiliano García-Page y Podemos puede ser un acicate a la hora de movilizar a los posibles votantes de Vox, muchos de ellos que han estado en la abstención hasta ahora, otros muchos desencantados con el PP y otros que no se sienten representados por el centrismo de Ciudadanos. "Tanto Podemos como Page van a tener un desgaste importante en Castilla-La Mancha. El votante socialista y de Page también tiene ciertos rasgos conservadores y le molestan cuestiones como la ideología de género, el ataque a la caza y a los toros, por ejemplo".

Sin embargo, Chamorro es consciente de que Vox tiene todavía mucho por hacer en Castilla-La Mancha, ya que es un partido en pleno proceso de construcción, y asegura que el éxito electoral dependerá en gran medida del acierto que se tenga a la hora de confeccionar "buenos equipos". "Estamos notando una afluencia muy grande de nuevos afiliados -no hay un dato oficial actualizado la cifra total en la región- pero el partido tiene que ser muy cauteloso a la hora de fortalecer su estructura en toda España. Tengo la impresión de que Santiago Abascal va a contar con gente de confianza, de la que ha estado aportando al partido desde el minuto uno", asegura el abogado ciudadrealeño (el segundo por la izquierda en la foto inferior), que mantiene una buena relación desde hace años con el líder nacional de la formación, con el que este domingo compartió jornada electoral en Sevilla actuando como apoderado.

En Vox Castilla-La Mancha, a poco más de 5 meses para las elecciones autonómicas, están consolidando su presencia en las cinco provincia, cuyo crecimiento aseguran que es constante. Lo que no tienen todavía es un líder regional reconocible ni candidato a la Presidencia de la Junta de Comunidades, pero abrirán el proceso de selección en las próximas semanas. "Yo estoy a disposición del partido para lo que necesite, por supuesto que sí. He estado dispuesto desde el minuto 1 cuando las cosas no iban tan bien", responde el ciudadrealeño Chamorro al ser cuestionado sobre un posible paso adelante en ese sentido, aunque sus palabras denotan más vocación de servicio que ambición personal. En su hoja de servicios "en favor de España" se ase anota varios triunfos judiciales de relevancia para el partido.

"¿Y si Vox está contra las autonomías, cómo es que se presenta a las elecciones autonómicas?". Es, curiosamente, la última pregunta de las once a las que responde el partido en su perfil de Facebook. Y lo hacen sin medias tintas: "Mientras exista el sistema de las autonomías, hay que estar dentro para poder trabajar en su desmantelamiento. Y mientras el cambio de la ley no sea posible, sí que se puede llevar a cabo la devolución de competencias, eliminación de organismos y empresas duplicados, fin de la colocación de enchufados, etc.".

Un discurso directo y sin cortapisas que hurga en las heridas sociales y en los problemas no resueltos (independentismo, inmigración, violencia machista, etc.) para ofrecer supuestas soluciones a golpe de centralismo, proteccionismo, derogaciones y prohibiciones. El próximo mes de mayo, en las elecciones autonómicas y municipales, veremos en qué medida el electorado español considera que cualquier tiempo pasado fue mejor. Lo de Andalucía puede ser flor de un día o un simple aperitivo para que la ola de los Trump, Bolsonaro, Salvini o Le Pen también llegue como un tsunami a toda España.

COMPARTIR: