16 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EXIGE UNA AUDITORÍA DE LAS FINANZAS DEL PARTIDO EN LA REGIÓN

La tormenta perfecta: Llorente duda de la gestión financiera de Molina en Podemos

David Llorente
David Llorente

El demoledor artículo que este jueves publica en El Digital (El molinismo hunde Podemos en CLM) el diputado regional y portavoz de Podemos en las Cortes, David Llorente, es la constatación de la extrema mala relación que existía entre él y el secretario general del partido en Castilla-La Mancha, José García Molina, y la abismal distancia de criterios políticos que había entre ellos.

El artículo no tiene desperdicio y todo en él llama la atención, pero sobre todo sorprende la sombra de dudas que Llorente plantea sobre las cuentas del partido y la gestión de las mismas por parte de Molina y su equipo, hasta el punto de exigir que la primera decisión que tome la futura gestora sea la de auditar las finanzas de Podemos en Castilla-La Mancha.

Dice Llorente que "la lista de malas prácticas del ‘molinismo’ es francamente extensa", pero que resulta especialmente preocupante "la sospechosa opacidad en torno a las finanzas del partido y la rotunda negativa de José García Molina a mostrar la contabilidad completa que se le ha reclamado reiteradamente desde el Consejo Ciudadano Autonómico. Por un principio básico de transparencia, una de las primeras tareas de la gestora que se nombre por la dirección estatal o de la nueva dirección autonómica que resulte electa debería ser auditar las cuentas del partido en la región".

Entiende el diputado guadalajareño que "el final indigno y patético del ‘molinismo’ ha estado verdaderamente a la altura de toda su gestión", y en ese sentido insiste en que si bien José García Molina ha dimitido de su cargo como Secretario General de Podemos, "ha seguido aferrándose a su cargo de Vicepresidente Segundo de García-Page y cobrando del Gobierno regional. En cualquier caso, asumir responsabilidades no consiste solamente en dimitir de cargos, sino también y sobre todo en admitir errores y rendir cuentas de una gestión".

Sin embargo, plantea Llorente, Molina "ni siquiera ha tenido la decencia de convocar al Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos para dar la cara, analizar los resultados y ofrecer un balance colectivo al electorado y la militancia, lo que habría mostrado un mínimo de respeto por toda la gente que ha participado en la campaña y por la organización de la que ha sido Secretario General. Simplemente ha huido en su moto dejando tras de sí un rastro de nada más que humo y tierra quemada. Tanta paz lleve como descanso deja".

COMPARTIR: