EL PRESUNTO AGRESOR YA HABÍA PROTAGONIZADO ATAQUES VERBALES

Un sanitario sufre una agresión en el centro de salud del Polígono de Toledo

Un miembro del personal médico del centro de salud del barrio del Polígono de Toledo ha tenido que ser atendido este domingo al sufrir hematomas y contracturas fruto de una agresión. Al parecer, no es la primera vez que el presunto agresor protagoniza algún tipo de incidente.

Según cuenta el diario ABC, esta persona, de mediana edad, complexión atlética y definida como «muy violento y agresiva», habría realizado amenazas al personal sanitario de tipo verbal anteriormente. Pero esta vez pasó de las palabras a los hechos y tras llegar a las nueve de la mañana de este domingo entabló una discusión con todo el personal, llegando a la agresión física a uno de ellos.

Al parecer, siempre reclama atención de cualquier tipo, pero nunca se queda satisfecho con las explicaciones o peticiones de los sanitarios, por lo que la visita suele acabar en graves amenazas contra ellos. «Entra como quiere y cuando quiere a cualquiera de las salas del centro», asegura a ABC uno de los trabajadores.

Por otro lado, los sanitarios, ya hartos de esta situación, se quejan de que en el centro no exista seguridad las 24 horas del día, sino que los vigilantes hacen esa labor solo en determinadas horas de la jornada. Este hecho ha sido puesto en conocimiento de la autoridad sanitaria hace más de un mes, pero por ahora al parecer no se contempla esta posibilidad.

CSIF pide más recursos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado dicha agresión y ha alertado del incremento de episodios violentos en los puntos de atención sanitaria presencial, por lo que ha reclamado al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) la implantación de personal de vigilancia las 24 horas del día en aquellos centros con mayor conflictividad.

También ha solicitado la implementación de otros recursos, como el establecimiento de la aplicación 'Alertcops', la adaptación del espacio de atención para abandonarlo rápidamente en casos de agresión y la instalación del denominado botón del pánico y cámaras de seguridad para poner fin a la vulnerabilidad que padecen los profesionales del ámbito sanitario.

La responsable del sector de Sanidad de CSIF Toledo, Marisa García, ha lamentado que los sanitarios "han pasado de ser héroes a convertirse, en determinadas ocasiones, en el blanco de la ira de la ciudadanía".

"La falta de recursos en la atención primaria y en especializada, con una pandemia que está poniendo al sistema al límite, está produciendo quejas entre los usuarios, pero una agresión no está nunca justificada, no se puede normalizar esta situación", ha asegurado.

Este episodio en el centro de salud de Santa María de Benquerencia se suma a los producidos en agosto en la atención a un parto en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo y en un consultorio médico de Novés (Toledo), así como al de la semana pasada en el Hospital General Universitario de Albacete.

Compartir