24 de noviembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DERRUMBE DE UNA CASETA DE UNA CABAÑA DE BARRO Y CAÑAS

Así era el evento naturista que costó la vida a dos personas en Albacete

Letur
Letur

La finca de Letur (Albacete) en la que el pasado fin de semana se derrumbó una sauna-iglú, que causó la muerte de dos personas, tenía previsto acoger en esas fechas un evento denominado "Celebrando la tierra", que incluía danzas étnicas, yoga y otras actividades, con un coste de 140 euros por persona.

Según el cartel anunciador de la actividad, al que tuvo acceso Efe, las actividades que estaban programadas para el fin de semana de los días 15 y 16 de julio en la finca donde se produjo el suceso eran danzas étnicas, yoga, naturaleza, gong y "temazcal", que es el nombre con el que se denomina a la "sauna-iglú" construida con cañas y barro que se derrumbó cuando había quince personas en su interior.

En el momento del derrumbamiento de la sauna, había quince personas en su interior, dos de los cuales fallecieron, un hombre de 37 de Alicante y un joven de 33 años de Hellín, que ha sido incinerado en la intimidad.

El evento "no se celebró"

Sin embargo, el organizador del evento "Celebrando la tierra", José Antonio Álvarez, ha afirmado en declaraciones a Efe que finalmente la actividad no se celebró debido a que solo habían comunicado su asistencia seis personas, de las cuales tres comunicaron el viernes por la tarde que no podrían acudir.

Así, ha afirmado que él mismo se puso en contacto telefónicamente con las otras tres personas que tenían previsto participar en "Celebrando la tierra" para comunicarles que se desconvocaba el evento.

Álvarez ha afirmado también que ninguna de las personas que estaban en la "sauna-iglú" en el momento de su derrumbe estaban allí por mediación de su empresa o de la actividad "Celebrando la tierra".

Un suceso "especial"

Sobre este asunto, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha eludido apartar más datos de los ya conocidos y solo ha señalado que "se sigue investigando" un suceso que ha calificado como "especial".

Gregorio, a preguntas de los periodistas sobre el derrumbe de la sauna-iglú, construido con cañas y barro, en la finca 'La Longuera', en el municipio de Letur, en el que había entre "trece y quince personas" y que causó la muerte a dos hombres, ha explicado que "se investiga porqué se vino abajo esta especie de infravivienda".

Ha revelado haber hablado con el general jefe de la Guardia Civil de la Zona de Castilla-La Mancha "y lo único que puedo decir es que se investiga todo lo que pasó allí, si había o no permisos", ha reiterado, y ha concretado que se tiene constancia de que no había menores dentro de la sauna-iglú en el momento de su derrumbe.

"Era una comunidad y no podemos controlar estas cosas", ha añadido el delegado gubernativo, quien ha zanjado: "Están dentro de la investigación algunos aspectos que no podemos dar a conocer", se ha disculpado.

COMPARTIR: