LUCIANO M.N. CUMPLE CONDENA EN OCAÑA II

El primer sospechoso de asesinar a Laura Luelmo no pudo ser el autor: Estaba en Toledo

Entre unos arbustos, en un camino junto a la carretera, boca abajo y semidesnuda. Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años que desapareció el pasado miércoles en la pequeña localidad onubense de El Campillo fue hallada este lunes, muerta y con signos de violencia y de haber sufrido una agresión sexual. El primer sospechoso de la autoría ya ha sido descartado.

Según El Mundo, la víctima presentaba signos de haber intentado defenderse de su agresor y algunas marcas en el cuello que podrían indicar que murió por estrangulamiento, aunque eso lo tendrá que determinar la autopsia que se le realizará en las próximas horas. El examen forense podría resultar clave, dado que en el cadáver podría haber restos de ADN del asesino, una pista que sería clave para su identificación y localización.

Lo que está descartado, según e mismo diario, es que detrás de este crimen esté un vecino de LauraLuciano M.N., de 50 años, y que acababa de salir de prisión tras cumplir condena por el asesinato, en 2000, de una mujer en Cortegana, también en la provincia de Huelva.

Luciano M.N., de hecho, se enteró en prisión, en la de Ocaña II (Toledo), de que su nombre estaba siendo vinculado con la desaparición de LauraLuciano, según fuentes penitenciarias citadas por El Mundo, estuvo toda la semana pasada en prisión, por lo que difícilmente puede estar involucrado en su muerte. La propia esposa de Luciano confirmó que ambos viajaban por carretera desde la cárcel de Ocaña hacia Huelva acompañados de su yerno.

"Mi suegro no ha matado a nadie porque acaba de salir a las 13.15 horas de la cárcel de Ocaña de permiso, donde lo hemos recogido, y ha estado toda la semana allí", decía el yerno muy enojado por las informaciones que se difundían en las redes sociales sobre Luciano, que no quiso ponerse al teléfono. "El que lo haya hecho que lo pague con mucha cárcel, porque esa muchacha no merece lo que le han hecho, pero mi suegro no ha sido", insistía. Luciano tiene un hermano gemelo, quien también ha estado en prisión por el asesinato de una anciana en 1995.

El cuerpo de la joven fue encontrado a los cinco días de que se la viese por última vez y a 4,3 kilómetros en línea recta de donde salió aquella tarde, una modesta casa en el número 13 de la calle Córdoba, en El Campillo (Huelva), una antigua cuadra que hace unos años fue reformada y que una compañera de instituto le había alquilado.

COMPARTIR: