22 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DECLARACIONES DE BLANCA FERNÁNDEZ Y FRANCISCO MARTÍNEZ ARROYO

La Junta recurrirá el último trasvase incluyendo la rotura de la tubería

El Gobierno de Castilla-La Mancha volverá a recurrir ante los tribunales el último trasvase del Tajo al Segura de 19,2 hectómetros cúbicos para el mes de octubre porque es "una decisión fuera de lugar e injusta" con la cabecera del Tajo y por ende con los intereses hídricos de la región.

Así lo ha avanzado su portavoz, Blanca Fernández, al ser preguntada al respecto en la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos aprobados por el Consejo de Gobierno de esta semana.

"Cada recurso es distinto", ha afirmado la también consejera de Igualdad, quien ha explicado que en este recurso se contemplará la rotura de una parte del canal del trasvase causada por la gota fría que, a su juicio, "hace más incomprensible esa decisión de trasvasar casi 20 hectómetros cúbicos, que es el tope".

Fernández ha dicho que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha no comparten esta decisión y van a "batallar" con armas políticas y jurídicas.

Asimismo, ha dejado claro que si el trasvase hubiera sido para abastecimiento humano desde el Gobierno castellanomanchego no se hubiera dicho nada porque el abastecimiento humano desde su punto de vista es "intocable", ha sentenciado.

Mientras, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades, Francisco Martínez Arroyo, también ha sido preguntado, durante su visita a una bodega en la localidad albaceteña de Alpera, sobre el trasvase y aunque ha sostenido que siempre se dará "garantía" al consumo humano, ha propuesto que, para el caso del regadío, el Levante "debe buscar alternativas" como son las desaladoras, por donde pasa el futuro de la agricultura en esta zona.

Se ha mostrado convencido de que el caudal ecológico del Tajo en la planificación hidrológica futura en la que ya se está trabajando "va a ser mayor" que el actual y eso "va traer un cambio radical de la planificación en el Tajo y va poner sobre la mesa la necesidad de priorizar la cuenca cedente frente a la receptora y las cuestiones medioambientales frente a otros usos".

"Estamos ante el principio del fin del trasvase para regadío porque esa es la política en la que estamos trabajando desde el Gobierno regional con la complicidad del Gobierno central", ha concluido.

COMPARTIR: