FEDERACIÓN DE COMUNIDADES

Nace una nueva y potente organización de regantes y usuarios del agua en Castilla-La Mancha

Desarrollar cultivos de regadío o posibilitar trasvases internos dentro de la cuenca del Guadiana son algunas de las reclamaciones de la Federación de Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas del Alto Guadiana, que ha surgido tras la unión de las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) del Alto Guadiana (Mancha Occidental I; Mancha Occidental II; Rus-Valdelobos; Consuegra-Villacañas; Lillo-Quintanar; Sierra de Altomira y Campo de Montiel).

El acuerdo se ha alcanzado en Ciudad Real tras la asistencia a la jornada informativa de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) sobre el tercer ciclo de planificación hidrológica, según han informado en una nota de prensa los representantes, según han informado.

El principal objetivo es "defender los intereses de los usuarios y regantes de esta zona de la cuenca del Guadiana, demandando un trato de igualdad de condiciones respecto al resto de cuencas de Castilla-La Mancha, tanto en lo referente a los regímenes de extracciones como a los trámites administrativos". Asimismo, exigirán a la Administración regional la creación de infraestructuras que permitan el desarrollo del regadío en esta zona, planteando además la posibilidad de acometer trasvases dentro de la misma cuenca del Guadiana.

Además, trabajarán para que "el Alto Guadiana tenga una asignación de recursos digna y acorde a sus demandas y dimensión territorial; las CUAS tengan las atribuciones que la propia Ley les otorga y se garantice un desarrollo socioeconómico sostenible tal y como ya no sólo está garantizado en otras cuencas hidrográficas, sino dentro de la propia Cuenca del Guadiana, donde el único territorio en detrimento es el Alto Guadiana".

Los representantes de las CUAS han considerado que es "esencial" para la agricultura, industrias y poblaciones de la región asegurar el abastecimiento de agua de calidad, pues incrementa las producciones agrícolas, así como el propio valor del suelo y el desarrollo industrial, contribuyendo en numerosas zonas y comarcas de la región a aminorar los paulatinos efectos de la despoblación, fijando población al generar empleo y oportunidades de negocio, contribuyendo a elevar los índices socioeconómicos de numerosas localidades, donde el sector primario es, básicamente, la única oportunidad laboral.

Desde las CUAS ya están trabajando en la redacción de unos estatutos que recojan todos estos objetivos para la inminente puesta en marcha de la Federación de Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas del Alto Guadiana. La Federación de estas CUAS englobará a unos 30.000 usuarios, con 260.000 hectáreas de regadío, 36.000 pozos en 153 municipios de las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, y con una población ubicada dentro de este perímetro de 570.000 habitantes.

COMPARTIR: