UNOS 100.000 TRABAJADORES

Castilla-La Mancha vuelve al trabajo con incertidumbre y preocupación

FOTO: EP FOTO: EP

Castilla-La Mancha vuelve este martes a la actividad después de disfrutar del festivo de este lunes. Al menos, los trabajadores no esenciales a los que se les permite retomar su empleo según los decretados publicados por el Gobierno. Y lo hacen, además de un día más tarde que la mayor parte de las comunidades del país, con el recelo que les provoca una pandemia que todavía parece no estar bajo control. Un retorno que estará marcado por la incertidumbre que provoca el repunte de fallecidos en los últimos días y la preocupación por las medidas de seguridad a adoptar en los centros. 

Y es que el coronavirus se ha convertido en un temor real y a buen seguro rondará este martes las cabezas de los trabajadores que tendrán que reincorporarse a sus puestos. El sindicato CC.OO. ha asegurado que, según sus cálculos, la vuelta al trabajo afectará este martes en Castilla-La Mancha a unas 100.000 personas, de las que cerca de unos dos tercios trabajan en industrias que no fueron catalogadas como esenciales, otro tercio en la construcción y el resto, en otros servicios y actividades que tampoco fueron considerados como tales.

Desde el propio sindicato indican que "sólo se puede volver al trabajo si se hace en condiciones plenamente seguras y saludables, tanto en el transporte para ir a trabajar a la empresa como en el centro de trabajo". Y es que ésta será la gran preocupación, tomar medidas de prevención para contagiarse y provocar de este modo un repunte de casos en Castilla-La Mancha, donde las cifras no son todavía tan alentadores como en otros territorios. 

"Todas aquellas empresas y centros de trabajo que no estén en disposición de garantizar la seguridad de sus plantillas, no deben retomar la actividad", advierte el sindicato, pero todo apunta a que serán los propios trabajadores los que deberán extremar las precauciones. 

Fedeto advierte de la incertidumbre

La Federación Empresarial Toledana (Fedeto) ha advertido de que el reinicio de la actividad empresarial es "muy limitado", está "lleno de incertidumbres" y tiene "muchas trabas". Además, asegura que sin actividad "no hay ingresos" y sin estos no debe haber impuestos. En un comunicado y ante el fin de la hibernación económica este lunes y mañana martes en Castilla-La Mancha, la orgnaización ha denunciado que se ha producido "una gran confusión", dando lugar a que se piense que todos los sectores vuelven a su actividad.

Para evitar este error de concepto, Fedeto ha remitido circulares informativas a las empresas durante el fin de semana, aclarando que sólo son las actividades industriales y la construcción las que, en términos generales, pueden volver a reanudar sus actividades. Y en el caso de la construcción con muchos matices dados a conocer a última hora del domingo, explica la patronal toledana.

En el sector de la construcción, hay que tener en cuenta la Orden SND/340/2020, de 12 de abril, que mantiene la suspensión de obras en edificios en los que haya personas no relacionadas con la obra que puedan tener interferencia con la actividad de ejecución de la obra, o con el movimiento de trabajadores o traslado de materiales. Para Fedeto las informaciones "contradictorias y de compleja interpretación" que emite el Gobierno sume a las empresas "en una gran incertidumbre e inseguridad jurídica". "Esto les impide establecer una estrategia y les impide adoptar decisiones", aseguran.

"No se comprende cómo para una situación tan delicada, desde el punto de vista sanitario, las instrucciones sobre habilitación de actividades empresariales no son terminantemente claras. Siempre queda margen para la interpretación". Fedeto lamenta que esta venga siendo "la tónica general" desde el inicio del estado de alarma. En definitiva, "la realidad del confinamiento empresarial no ha cambiado prácticamente nada, no obstante lo cual el Gobierno sigue sin adoptar la única medida realmente importante para evitar una mayor caída de la actividad y el colapso de la economía: eliminar los impuestos sobre el empleo, la inversión y a la actividad económica". "Sólo así se puede mantener el tejido empresarial español en estos momentos de cierre forzoso prácticamente generalizado", afirma.

Por otra parte, apuntan desde la patronal toledana, un problema importante para las pymes sigue siendo la imposibilidad de acceder a los necesarios equipos de protección individual (EPIS) para poder empezar a trabajar. Luego a la incertidumbre de si se puede o no reanudar la actividad se suma la imposibilidad de hacerlo por carecer de medios de protección, denuncia.

Compartir
Update CMP