VILLANUEVA DE ALCORÓN, GUADALAJARA

El pueblo que se queda sin farmacia en Castilla-La Mancha lanza un SOS para evitar el cierre

El Ayuntamiento de Villanueva de Alcorón (Guadalajara) ha solicitado a la Junta de Castilla-La Mancha "con carácter inmediato y antes de que sea demasiado tarde" que nombre a un farmacéutico regente para mantener abierta la farmacia de la localidad hasta el próximo concurso de farmacias. El Consistorio de este municipio guadalajareño ha señalado en nota de prensa que esta medida podría ser "una posible solución" que también ha sido planteada por la Delegación de Sanidad pero que, hasta la fecha, no se ha puesto en funcionamiento.

Según el Ayuntamiento, el nombramiento de un regente es una figura prevista en la Ley de Ordenación del Servicio Farmacéutico de Castilla-La Mancha, que en su artículo 27, apartado 1, establece que "caducada la autorización de la Administración en los términos previstos en el artículo 21.2 de la presente ley, deberá procederse a la designación de un farmacéutico regente para que la oficina de farmacia pueda seguir prestando asistencia farmacéutica".

Asimismo, ha resaltado que el artículo 21.2 contempla como supuesto de caducidad el hecho de conseguir otra autorización de funcionamiento de una farmacia en otro núcleo de población, supuesto este último que, ha afirmado, es el que se produce en Villanueva de Alcorón. "Si desde el Gobierno regional no adoptan esta solución de inmediato, el 1 de abril la farmacia echará el cierre", ha advertido el Ayuntamiento, cuyos responsables han mostrado su "profunda preocupación" por este tema, señalando que el cierre de la farmacia supone un "recorte sin precedentes en la prestación de servicios básicos en el medio rural, donde se necesitan actuaciones que contribuyan a fijar población y soluciones sostenibles que eviten la despoblación, siendo la adecuada atención sanitaria y las farmacias rurales uno de esos servicios esenciales".

Por ello, han reclamado medidas para evitar que se produzcan este tipo de situaciones, que suponen "un duro revés" para la vida en el mundo rural. Desde el Consistorio han recordado que en Villanueva de Alcorón se ubica el centro de salud y el Punto de Atención Continuada (PAC) desde el que se atiende a la población de nueve municipios: Arbeteta, Armallones, Peñalén, Peralveche, Poveda de la Sierra, Valtablado del Río, Villanueva de Alcorón y Zaorejas que, junto con El Recuenco, conforman una zona básica en la que hay autorizadas dos farmacias, las de Villanueva de Alcorón y El Recuenco, y que pasaría a quedarse con una sola.

Por otra parte, el botiquín de Poveda de la Sierra depende de la farmacia de Villanueva, con lo que es "más que probable" que el cierre de la oficina también le afecte. Con esta situación, han insistido en que el cierre de la farmacia de Villanueva supone "un grave perjuicio" para los vecinos, mayores en un alto porcentaje, que en algunos casos se verían "obligados a hacer más de 40 kilómetros" para desplazarse hasta El Recuenco a comprar sus medicinas y, en casos como Peñalén, se duplicaría la distancia actual.

COMPARTIR: