DURAS DECLARACIONES DE BRAULIO RODRÍGUEZ

El arzobispo de Toledo califica de "impresentable" la respuesta "amenazante" de la vicepresidenta Calvo al nuncio

Braulio Rodríguez, en una imagen reciente de Óscar Huertas
Braulio Rodríguez, en una imagen reciente de Óscar Huertas

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, considera impresentables las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, al afirmar que se tiene la intención de abordar la fiscalidad de la Iglesia Católica tras lo que consideró una "injerencia" del nuncio en España en la exhumación de Franco por la que va a poner una queja formal al Vaticano. El arzobispo de Toledo ha defendido las declaraciones del nuncio en España, Renzo Fratini, y ha asegurado que "en absoluto quería meterse con el gobierno en funciones" y ha señalado que lo que quiso decir es que "los problemas que tiene nuestro país son muy grandes" y que no se puede "estar dando vueltas siempre a algo que sucedió hace más de 40 años".

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, ha calificado de "impresentable" la respuesta de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, a las declaraciones del Nuncio del Vaticano, Renzo Fratini, que afirmó que el Ejecutivo español pretende "resucitar a Franco" con su exhumación.

Sobre este asunto, Braulio Rodríguez ha pedido "no dar vueltas siempre a algo que sucedió hace más de 40 años", pues el país "tiene problemas más grandes".

Por ello, el arzobispo de Toledo ha señalado que "no se puede amenazar", en referencia a que Calvo anunció en la Cadena Ser, tras las declaraciones del Nuncio a Europa Press, que el Gobierno iba a enviar una queja formal al Vaticano por la "injerencia" de Fratini.

En este sentido, ha añadido que la forma de reaccionar de la vicepresidenta del Gobierno es "anticuada", ya que, a su juicio, a quien se "amenaza" es a los ciudadanos y a todas las personas que forman la Iglesia.

Además, Rodríguez ha señalado que España tiene problemas que "son muy grandes", por lo que ha abogado por no estar "dando vueltas siempre a algo que sucedió hace más de 40 años", ya que hay que tener en cuenta el esfuerzo que hicieron los ciudadanos para que hubiera una "reconciliación verdadera" en España tras la Dictadura.

COMPARTIR: