CRIMEN DEL FERRETERO

Admite que mató a hachazos a su amigo tras discutir en una carretera de Ciudad Real

Ioan C.M., acusado de haber dado muerte a hachazos a un conocido ferretero de Miguelturra (Ciudad Real), ha admitido ante un tribunal con jurado que lo juzga desde este lunes en la Audiencia Provincial de Ciudad Real que mató a esta persona a hachazos tras discutir con él.

El acusado que, en un primer momento se había negado a declarar, y tras un receso con su abogado, ha decidido finalmente responder a las preguntas del Ministerio Fiscal y su abogado, y ha reconocido que golpeó con una hachuela "al menos cuatro" veces a Jesús Mora, el fallecido.

A preguntas de la Fiscalía, con pocas palabras, Ioan C.M. ha reconocido, por primera vez, que el desencadenante de los hechos fue una discusión a causa de una tercera persona y que detuvo el vehículo bruscamente en un camino particular, a la altura del kilómetro 40,600 de la carretera nacional CM-420, momento en el que propinó varios golpes a Jesús Mora.

Después, el acusado salió del coche, que conducía a pesar de no tener carné, se dirigió a la puerta del copiloto, sacó a la víctima del vehículo por la fuerza y continuó propinándole múltiples golpes en la cara y el resto de la cabeza.

A continuación, el acusado subió al vehículo y lo condujo a toda velocidad por el camino rural Paraje de la Calceta y Cañada del Pito, deteniéndose a la altura de un olivar donde sacó del vehículo a la víctima y la arrastró hasta un olivo donde le dio muerte.

Asegura que no eran pareja

Ioan C.M. ha reconocido que utilizó una hachuela que Jesús usaba para trabajos de labranza y que llevaba en su coche, que mantenía una relación de amistad con el fallecido, si bien ha matizado que no eran pareja y, también, que tras los hechos decidió regresar a Ciudad Real y entregarse en la Comisaría de Ciudad Real.

A preguntas de su abogado ha mantenido la intención en todo este tiempo de colaborar con la justicia, si bien ha mantenido que no quiso someterse a ningún examen siquiátrico o sicológico.

Durante el juicio, como ha habido un reconocimiento de los hechos por parte del acusado, las partes han modificado sus escritos de acusación, quitando de sus peticiones el agravante de parentesco al reconocer que ambos eran amigos y no pareja como en un principio Fiscalía y Defensa los habían considerado a ambos.

La Fiscalía, antes de este acuerdo, ha mantenido una petición de 22 años de cárcel al considerar que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato, mientras que los abogados que representan a la familia del ferretero han elevado su petición hasta los 25 años al estimar el agravante de ensañamiento al darle muerte.

Por contrario, la Defensa del acusado ha pedido una pena de entre uno y cuatro años por un delito de homicidio imprudente, en el que se debe tener en cuenta el atenuante de confesión de su cliente.

Por otro lado, la Fiscalía ha mantenido la petición de indemnización de 52.000 euros para el padre y de 20.000 euros para cada uno de los seis hermanos del fallecido, petición que la acusación de la familia ha elevado hasta los 100.000 euros para el padre y 50.000 euros para cada uno de los hermanos, mientras que la defensa ha rebajado esta cifra a 25.000 euros para el padre y 6.000 euros para cada uno de los hermanos.

Conocido por la familia

Durante el juicio han declarado también dos de los hermanos de la víctima quienes han reconocido la amistad que su hermano mantenía con el acusado, al que conocían de algunas reuniones familiares.

También ha declarado una testigo que observó como el acusado sacó y golpeó al fallecido en un camino de Herencia, tras lo cual lo volvió a introducir en el coche, para marcharse del lugar.

Quien no ha acudido a declarar ha sido el hermano del acusado, que estaba llamado para testificar en la sesión de hoy y que ese martes volverá a ser requerido para que preste declaración.

El juicio, que estaba previsto se alargara hasta el próximo viernes, reducirá sus sesiones después del reconocimiento de los hechos del acusado.

Compartir