EL TIEMPO

Advierten de lluvias intensas este miércoles en el noreste de Castilla-La Mancha

El noreste de Castilla-La Mancha es una de las zonas en las que se esperan fuertes lluvias este miércoles, motivadas por la formación de una borrasca en el sur peninsular junto a un potente anticiclón ubicado al noreste del país.

La conjunción de estos dos fenómenos meteorológicos favorecerá la entrada de una masa de aire mediterráneo, húmedo e inestable, que dejará, los próximos días lluvias intensas y abundantes en el centro, este y sur peninsular.

Desde este martes, las precipitaciones pueden ser localmente persistentes o fuertes a partir de la tarde en la zona centro y en el norte de Cataluña, acompañado de un "descenso significativo" de las temperaturas, que en la vertiente cantábrica puede ser "de más de diez grados", ha avanzado Rubén Del Campo, portavoz de la Agencia de Meteorología (Aemet).

Mañana, las precipitaciones afectarán a las mitades este y sur de la Península y serán persistentes y fuertes en la Comunidad Valenciana, donde se esperan más de cien litros por metro cuadrado en 12 horas "que podrían ir acompañadas de fenómenos tormentosos y granizo".

Otras regiones donde se esperan fuertes lluvias son el nordeste de Castilla-La Mancha, sur de Aragón y el nordeste y sur de Andalucía, con acumulaciones en torno a 40 litros por metro cuadrado en 12 horas.

La nieve aparecerá como "factor adverso" en cotas relativamente bajas de las zonas montañosas de la zona centro, con acumulaciones que pueden ser de más de 10 centímetros en 24 horas a partir de unos 900 o 1.000 metros y a partir de 1.200 metros en los Pirineos, ha avanzado Del Campo para subrayar que, a lo largo del día "la cota subirá rápidamente".

El jueves, la borrasca se desplazará hacia el oeste peninsular y se mantendrán las lluvias generalizadas, más débiles y dispersas hacia el norte, salvo en el suroeste peninsular y en el área de Levante, donde se espera que las precipitaciones más intensas se desplacen al norte de la Comunidad Valenciana; en esta jornada, las temperaturas volverán a subir hasta 8 grados con respecto al día anterior en el centro y norte de la península principalmente, de manera que la nieve dejará de ser un "factor adverso".

A partir del viernes, se mantendrá la inestabilidad en amplias zonas del país con lluvias en la vertiente atlántica y en el Levante y el sábado en el noreste peninsular, antes de una estabilización el domingo.

Compartir