SIERRA DE SAN VICENTE

Más de 100 personas recogen castañas en un lugar privilegiado de Toledo

La campaña de recogida de castañas, una tradición en la Sierra de San Vicente, comenzó este mes de octubre y, en estos momentos, unas cien personas se dedican a esta tarea en el Real de San Vicente (Toledo), donde se recogen unas 700 toneladas de este producto por campaña.

Así lo detalla, en declaraciones a Efe Francisco Rubio, uno de los recolectores de este pueblo de la Sierra de San Vicente, repleto de árboles frutales como castaños, nogales, limoneros o naranjos y que, además, presume de tener cuatro cooperativas diferentes de recogida y producción de castañas.

Rubio destaca que éste es "un trabajo duro y costoso", dado que hay que estar durante todo el proceso "agachados".

Y sobre el proceso de recogida, detalla que existen cuatro tipos de filtro en función del tamaño de la castaña: pequeña, mediana, grande y extra grande.

"Nosotros intentamos coger siempre las mejores y las más grandes, las pequeñas se suelen dejar para el ganado", explica.

Según este recolector de castaña, durante esta temporada han tenido más producción de la que esperaban, aunque también "es cierto que son más pequeñas, porque ha sido un año muy malo en cuanto a la sequía y falta de lluvias".

Después del proceso de recogida y selección, Rubio explica que la mayoría de ellas se comercializan para asar y otro porcentaje se destina a la producción de harinas y dulces.

"Algunas de ellas se van para Inglaterra, otras para Madrid, así como a diferentes ciudades de España, y suelen utilizarse para ser asadas", comenta este productor.

Por otro lado, Rubio lamenta los robos de castañas que todos los años se produce en este municipio toledano de la Sierra de San Vicente y asegura que "es un tema complicado, porque algunos van por necesidad, pero otros no, la gente se mete en las fincas y ha habido varios problemas de este tipo en el pueblo".

Por este motivo, pide mayor refuerzo policial durante los meses de recogida de castañas e insiste en que "esto hace mucho daño pues hay gente que llena bolsas enteras de comida con 15 kilos de castañas y no se puede entrar en un recinto privado". 

Compartir