LEDAÑA

En un pueblo de Cuenca se hartan de cómo está su consultorio y salen a la calle

Desafiando a la fuerte lluvia y el viento que hoy, como en gran parte de la provincia de Cuenca, sufrían en la localidad de Ledaña, más de 350 vecinos se han concentrado a las puertas del Consultorio Médico en defensa de sus servicios sanitarios, según ha informado el Partido Popular en una nota de prensa.

Portando pancartas en las que se podía leer “no más recortes sanitarios” y mensajes en defensa del mundo rural, los asistentes han querido llamar la atención de la Junta de Comunidades sobre un problema de extrema gravedad, “queremos que nuestros médicos sigan pasando consulta en Ledaña por lo que pedimos al Gobierno de Castilla-La Mancha que no recorte más nuestro servicio de Atención Primaria”, señalaba la alcaldesa de la localidad, Clara Plaza. La también portavoz del Grupo Popular en la Diputación de Cuenca seguía manifestando su perplejidad ante la forma de actuar y las intenciones del Sescam, “los servicios sanitarios en los municipios son fundamentales siempre, pero más si cabe en la emergencia sanitaria que estamos viviendo en la actualidad”, ha añadido.

Los problemas con los servicios sanitarios en Ledaña se remontan a 2015 cuando, recién llegada a la alcaldía, Clara Plaza tenía que tomar la decisión de habilitar improvisadamente el Hogar del Jubilado como Consultorio Médico, debido a los daños estructurales del edificio en el que hasta ese momento, se atendía a los pacientes. Siguen esperando una solución por parte del Gobierno Regional a esta situación, pero desde hace unos meses los problemas se han agravado, “nos quieren suprimir un médico y una enfermera añadido al administrativo. No estamos de acuerdo con esta decisión, con esta redistribución. Queremos que nuestros médicos sigan pasando consulta en Ledaña y por eso todos los vecinos de Ledaña nos hemos unido para defender estos derechos y exigir que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a la Delegación de Sanidad y al Sescam no hagan más recortes en nuestro servicio de Atención Primaria”, ha insistido la alcaldesa.

Según los populares, prueba de la preocupación que hay en la localidad ante este recorte sanitario son las más de 1.000 firmas recogidas para evitar este desmantelamiento y también la declaración conjunta que firmaban, el pasado lunes, los dos grupos políticos con representación en el Ayuntamiento y en la que  se instaba a la Junta a reconsiderar su decisión de suprimir horarios de atención a los pacientes, “este acuerdo, esta unidad de todo el pueblo sólo puede interpretarse de una manera y es que nos mueve la sensatez y la lógica. No se pueden imponer los criterios de una administración, como es el gobierno regional, a la petición unánime de unos vecinos que quieren seguir viviendo en su pueblo con la garantía de que si enferman van a poder ser atendidos”, ha explicado Clara Plaza.

En esa declaración institucional, el Ayuntamiento de Ledaña relata cómo el pueblo se quedaba al principio del confinamiento en el mes de marzo sin personal administrativo. Actualmente, y tras las quejas, lo han recuperado sólo cuatro horas y media a la semana. También explican cómo representantes del Sescam el pasado mes de agosto, trasladaban al coordinador del Centro de Salud, que este mes de octubre, tanto un médico como una enfermera iban a tener que distribuir parte de su horario entre Ledaña e Iniesta, “claramente es un recorte de servicios que empieza con unas horas y cada vez irá a más lo que revertirá en tener a parte de la población desatendida”, relata el escrito, que finaliza con una solicitud a la Consejería y a Delegación de Sanidad, así como al Sescam, “que reconsideren la decisión y no recorten los servicios sanitarios que tiene Ledaña en personal administrativo, enfermeras y médicos”.

Para finalizar, Clara Plaza ha agradecido a sus vecinos “su implicación en este grave problema” y ha reconocido, también, “la labor de todos los profesionales sanitarios que desempeñan su trabajo en la Atención Primaria. Son un servicio fundamental para nuestros pueblos y para que quienes vivimos en ellos nos sintamos tranquilos y seguros”.

Compartir