PEÑARROYA

Un embalse ciudadrealeño se ve obligado a abrir la compuerta para aliviar agua

La presa de Peñarroya, que se encuentra en la parte alta del cauce del río Guadiana, en la provincia de Ciudad Real, ha comenzado a aliviar agua por coronación.

Según la información recogida hoy por Efe del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), la presa comenzó a verter agua durante la madrugada del día 13 como consecuencia de las aportaciones procedentes de Las Lagunas de Ruidera.

En la actualidad, la presa, que tiene una capacidad de 49,9 hectómetros cúbicos, está aliviando unos 2,12 metros cúbicos por segundo, y en el último periodo en el que la presa estuvo aliviando agua duró desde el 25 de febrero de 2015 hasta el 7 de mayo de ese mismo año.

Situada junto al castillo de Peñarroya, en el término de Argamasilla de Alba y entre esta localidad y las Lagunas de Ruidera, la de Peñarroya es una presa de gravedad construida a base de hormigón.

De planta recta, con 250 metros de longitud en coronación y 50 metros de altura sobre cimientos, su construcción fue concluida a finales de los años 50.

La presa permite regular la cabecera del Guadiana y suavizar mejor aún las ya laminadas avenidas que proceden del acuífero del Campo de Montiel y de las Lagunas de Ruidera, que históricamente habían provocado importantes daños por inundaciones en Argamasilla y Tomelloso, la última de las cuales acaeció en 1947, cuando precisamente se había iniciado su construcción.

El embalse de Peñarroya es considerado por la CHG como la última laguna del Parque Natural de Las Lagunas Ruidera, pues esta incluido dentro de los límites del parque natural.

La cadencia de aportaciones a este embalse es muy regular tanto a lo largo de un mismo año como entre unos años y otros, sean éstos más o menos lluviosos, en lógica respuesta a las características de su cuenca de aportación el acuífero del Campo de Montiel.

El embalse de Peñarroya garantiza, además, el abastecimiento a Argamasilla y Tomelloso, así como el suministro a su zona regable, situada entre ambas poblaciones.

Los aportes de la presa de Peñarroya contribuirán a recuperar ahora el cauce del río Guadiana aguas abajo de la misma.

COMPARTIR: