06 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EL EJEMPLO DE UNA DOCTORA CORDOBESSA

¿Por qué los médicos andaluces prefieren trabajar en Castilla-La Mancha?

Fachada del hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (ciudad Real)
Fachada del hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (ciudad Real)

Lo ha contado el ABC de Sevilla en su edición del pasado fin de semana. Es la historia de la radióloga Rocío Lerma y dicen que es "similar a la de muchos otros médicos que, formados en Andalucía, han optado por desarrollar sus carreras profesionales en otras comunidades o incluso en el extranjero". En este caso ha optado por Castilla-La Mancha.

Para ella, tal como explica ABC, "trabajar en una comunidad autónoma cercana y bien conectada por carretera y tren como Castilla La Mancha no supone demasiado problema. Menos aún cuando las condiciones son mucho mejores".

Rocío Lerma realizó la carrera de Medicina en Córdoba y la residencia en Sevilla, pero actualmente trabaja en el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, donde lleva casi cinco años. Como no encontraba trabajo en su región se vino a Castilla-La Mancha, donde dice que hay "muchas oportunidades y la situación es mejor". Después salieron oposiciones en Castilla-La Mancha, las aprobó y obtuvo la plaza en propiedad. Pero como la tierra tira volvió a Córdoba a trabajar. "Las cuestiones familiares, pero también laborales, motivaron su vuelta de nuevo a Alcázar de San Juan: se casó con un manchego, al igual que ella profesional sanitario, que no encontró trabajo en Córdoba, pero sí en su tierra natal. De modo que ambos volvieron a tierras castellanas", cuenta ABC: «Y aquí seguimos, porque las condiciones son mucho mejores», afirma.

Rocío pone como ejemplo de la mala situación de los profesionales médicos la dificultad para acceder a una plaza en propiedad. «La gente de mi edad se acaba de examinar ahora y esas oposiciones no se han resuelto ni se van a resolver en mucho tiempo», sostiene, cuando ella ya lleva años como funcionaria de la comunidad autónoma vecina. En cuanto a los sueldos, Rocío Lerma confirma lo que todo el mundo sabe en Andalucía: «Se gana más aquí». En su caso, con menos experiencia que otros profesionales andaluces y realizando cuatro o cinco guardias al mes, se alcanzan los 4.500 euros mensuales, «y eso en Andalucía es muy difícil».

COMPARTIR: