LA OTRA MITAD PERTENECE A EXTREMADURA

La Junta declarará Bien de Interés Cultural la mitad de un puente toledano

Foto: Turismo Castilla-La Mancha
Foto: Turismo Castilla-La Mancha

La Viceconsejería de Cultura ha iniciado el expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de monumento, el puente del arzobispo Pedro Tenorio que cruza las aguas del río Tajo a su paso por la localidad de El Puente del Arzobispo (Toledo). 

Según aparece publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) de este viernes, consultado por Efe, la propuesta permanecerá en exposición pública durante un mes para su consulta y la presentación de posibles alegaciones.

La iniciativa contempla la protección no solo del puente, sino también de terrenos y construcciones aledañas que están incluidas en los términos municipales de El Puente del Arzobispo y las vecinas poblaciones de Alcolea de Tajo y Azután.

El puente del arzobispo Pedro Tenorio es una construcción que enlaza las provincias de Toledo y Cáceres, de tal forma que la declaración como BIC impulsada por la Junta de Castilla-La Mancha se aplicará solo a la mitad de la construcción.

En este sentido, la mitad de los ocho arcos que tiene el pontón, así como la base de una de las antiguas dos torres defensivas que había en el mismo, pertenece al término municipal de El Puente del Arzobispo, y el resto de la infraestructura al de Villar del Pedroso (Cáceres).

Las obras de construcción dieron comienzo en 1380 y concluyeron en 1388, de tal forma que los ganaderos de la Mesta ya contaron con un paso seguro para trasladar sus rebaños, al igual que los peregrinos que se desplazaban al monasterio de Guadalupe (Cáceres).

Con el paso de los siglos, las dos torres del puente fueron quedando en desuso, aunque adquirieron cierto protagonismo en la Guerra de Independencia como consecuencia de un enfrentamiento en la zona entre tropas francesas, españolas y británicas el 8 de agosto de 1809.

En 1890 los torreones, que tenían 30 y 28 metros de altura, respectivamente, y un espesor de muro de entre 50 y 55 centímetros, fueron demolidos hasta la altura de la calzada con la intención de facilitar el tráfico rodado.

Durante la Guerra Civil el puente del arzobispo Tenorio volvió a convertirse en un elemento estratégico desde el punto de vista militar, debido a que sirvió como frontera divisoria para el Ejército de la República y las tropas rebeldes del bando nacional. 

COMPARTIR: