12 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

SE MARCA TRES RETOS PRINCIPALES

Jesús Fernández presenta el nuevo organigrama de Sanidad para esta legislatura

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha encargado a su nuevo equipo una serie de retos para los próximos años, entre los que destacan abordar la cronicicidad, puesto que el 21 % de los enfermos son crónicos; impulsar la prevención de enfermedades, el autocuidado y atender a un nuevo patrón de paciente más informado y teniendo en cuenta sus emociones, además de buscar una financiación acorde a las necesidades.

El consejero ha presentado este viernes, en un acto celebrado en la Consejería, a los responsables de los departamentos que, ha dicho, se harán cargo de los nuevos desafíos de la sanidad de Castilla-La Mancha para los próximos años después de que en los cuatro anteriores, ha dicho, se haya recuperado la confianza tras haber cogido la sanidad bastante "dañada".

Fernández Sanz ha explicado que en esta nueva etapa se mantienen las mismas ocho áreas sanitarias, que afrontarán los desafíos del repunte de la cronicidad, teniendo en cuenta que el 80 % de las consultas de Atención Primaria son de enfermos crónicos, ya que el 3,7 % de la población castellano-manchega tiene más de 85 años.

De ahí también el aumento registrado en el presupuesto de Atención Primaria, que llega al 21 % con la previsión de alcanzar el 25 %.

Nuevo patrón de demanda del paciente



Existe además un nuevo patrón de la demanda del paciente, más informado, y al que ya no solo hay que curar sino que hay que hablar de sus emociones, de lo que siente en cada momento de su enfermedad.

Es importante, ha continuado, avanzar en los autocuidados y prestar mucha atención a la soledad, uno de los males de esta época que afecta a muchas personas; además de mejorar en prevención para ser más eficientes y tener una vida más saludable y feliz.

Otros retos serán la implantación del big data y la robotización, por ejemplo, en el nuevo hospital de Toledo habrá un quirófano que funcionará así, con un robot, una mejora que se quiere implantar y sobre la que ahora se está en periodo de formación y prueba para que pueda estar en marcha en los primeros meses de apertura del nuevo hospital, que será en el primer semestre de 2020.

La inversión es otro de los pilares de la Sanidad, ha dicho el consejero, quien ha explicado que la comunidad autónoma sigue buscando la perfecta financiación y, en ese sentido, ha recordado que en el nuevo modelo de financiación autonómica que se debería de negociar, Castilla-La Mancha reclama que la financiación no sea per capita sino en función de las necesidades y lo que se consume.

Nuevo organigrama



Fernández Sanz, respeto al nuevo equipo de la Consejería, ha destacado que la región se sitúa como referencia nacional al ser la única en España que da cabida en sus órganos gestores a la Atención Primaria y a la Enfermería, a través de dos direcciones generales específicas. 

Ha agradecido a Manuel Tordera y a Blanca Parra, que dejan la Consejería por motivos personales, el trabajo realizado.

Los departamentos de la consejería quedan de la siguiente manera: Regina Leal sigue como directora gerente del Sescam; Luis Ruiz Molina, al frente de la Secretaría General y de Infraestructuras; José Antonio Ballesteros, director general de Asistencia Sanitaria; Iñigo Cortázar también permanece como director de Recursos Humanos; mientras que se incorporan Susana Fernández a la nueva Dirección General de Cuidados y Calidad; y Natalia Vallés, a la Dirección General de Atención Primaria.

Elena Martín sigue al frente de la Secretaría General; Juan José Camacho, director general de Salud Pública; Carmen Encinas, de Planificación, Ordenación e Inspección; y Maite Marín, de Humanización y Atención Sociosanitaria; además, el consejero ha adelantado que Rocío Martín sera nombrada delegada de Sanidad en Toledo.

COMPARTIR: