ENTRE OTRAS PROVINCIAS

13 detenidos de una banda que no paraba y que actuaba en viviendas de Toledo y Cuenca

La Operación Cerbero-Idua, realizada por las comandancias de la Guardia Civil de Soria y Madrid, ha permitido la detención de 13 personas pertenecientes a un grupo criminal organizado que actuaba por toda España, así como la recuperación de efectos valorados en más de un millón de euros, según informa la Subdelegación del Gobierno en Soria.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, ha presentado la operación acompañada por el subdelegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre, y por el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de esta provincia, Andrés Velarde, ha mostrado algunos de los efectos recuperados así como los sofisticados utensilios que empleaba la banda para acceder a los lugares en los que perpetraban los robos.

Esta operación se ha llevado a cabo de forma conjunta entre las comandancias de Soria y de Madrid pero arrancó en la provincia castellana tras la comisión de varios robos en interiores de viviendas. Ha permitido desarticular una organización criminal compuesta por personas originarias del este de Europa, las cuales cometían robos en viviendas, entidades bancarias, estaciones de servicios, naves, empresas y centros educativos en distintas provincias del territorio nacional.

La operación Cerbero-Idua se inició en Soria el pasado mes de enero tras haberse perpetrado varios robos en viviendas y la sustracción de un vehículo en la localidad de Almazán. En aquellos días se produjo también algún robo en la localidad de Los Rábanos, igualmente en Soria.

Una vez realizadas las pertinentes labores de investigación, y al descubrirse que los presuntos autores estaban asentados en Madrid, se coordinó un operativo conjunto entre las comandancias de la Guardia Civil de Soria y Madrid con el fin de establecer las conexiones e identidades de los presuntos autores de los hechos delictivos que se investigaban, así como poder fijar su posible lugar de residencia. Se abría en ese momento la Operación Cerbero-Idua.

Durante el curso de la investigación se ha detectado la comisión de un número importante de hechos delictivos en las provincias de Soria, Segovia, Madrid, Cuenca, Toledo y Huelva. En Soria, los referidos en viviendas de Los Rábanos y Almazán. En Segovia, el robo se produjo en una nave industrial de Ayllón. En la provincia de Toledo se cometió un robo en un cajero automático y en Madrid, en centros educativos.

Fruto de la colaboración entre las citadas comandancias de Soria y Madrid, se procedió, el pasado martes, 2 de julio, a la realización de 8 entradas y registros en domicilios en las provincias de Madrid y Toledo. Fueron detenidas 13 personas (cuatro españolas y nueve de nacionalidad extranjera), todas ellas con antecedentes delictivos. Los españoles facilitaban la infraestructura logística y los autores materiales de los robos fueron los ciudadanos extranjeros.

Muy operativos

Desde Madrid, donde residían, aunque sin domicilio fijo, se trasladaban a distintas provincias del territorio nacional. Allí alquilaban habitaciones de hotel o apartamentos para estudiar los escenarios donde posteriormente cometían los hechos delictivos. Se ha comprobado que en un solo día podían llegar a desplazarse más de 1.000 kilómetros.

La organización criminal actuaba en lugares previamente fijados y estudiados por sus componentes. Los robos se cometían generalmente mediante la utilización de vehículos de 'renting' o con placas de matrícula extranjeras o falsificadas.

Del mismo modo, empleaban ropas oscuras y calzado deportivo, así como guantes y gorras o pasamontañas para ocultar el rostro. Utilizaban todo tipo de herramientas para forzar o abrir los objetos o lugares en los que cometían los robos. Se ha detectado el empleo de escaleras, radiales, mazas, hachas, inhibidores de frecuencia, elementos de apertura de cerraduras de puertas o lanzas térmicas, entre otras cosas. Todo ello ha sido intervenido en la operación.

Entre las acciones delictivas cometidas, se encuentra preferentemente el robo con fuerza en interior de viviendas. Llegaron a sustraer en una de ellas joyas y dinero por un valor superior a 200.000 euros. Ocurrió en Madrid.

El valor económico de lo recuperado hasta el momento supera el millón de euros. Mercedes Martín ha señalado que se han esclarecido ya 14 robos, pero está convencida de que la investigación va a permitir atribuirles "muchos más hechos delictivos".

En los registros se han intervenido dos vehículos, gran cantidad de dinero, joyas, bolsos, documentación falsa, herramientas y teléfonos móviles de alta y baja gama. De los teléfonos se deshacían una vez consumado el delito.

A los detenidos se les investiga por los delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, falsedad documental, sustracción de vehículo, apropiación indebida y robo con fuerza.

Las diligencias y los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Almazán.

COMPARTIR: