UN CENTENAR DE PRESOS EN CUARENTENA

Declaran que el brote por Covid-19 en la prisión de Ocaña I está "muy controlado"

Cárcel de Ocaña I Cárcel de Ocaña I

El subdelegado del Gobierno en Toledo, Carlos Ángel Dévia, ha señalado que el brote por coronavirus que se ha declarado en el centro penitenciario de Ocaña I, está "muy controlado" después de adoptarse todas las medidas sanitarias y el protocolo ante los rebrotes.

Devia, que ha presidido este viernes en Toledo el acto de jura de los diez nuevos subinspectores de la XXVIII Promoción de la Escala del Cuerpo Nacional de Policía en la región, ha comentado que, aparte el caso de una doctora en el otro centro penitenciario, Ocaña II, en el se ha dado un caso de "un preso que se llevó al hospital".

"Se comprobó que era positivo. No se tenían más datos de él, pero cuando se obtuvieron, la dirección del centro adoptó todas las medidas y el protocolo, en este caso aislar en torno a 80 internos que, de algún modo, hubieran podido tener alguna relación o compartir espacios, y está aislado y, en principio, controlado".

El caso positivo se detectó este jueves y se trataba de un recluso que, asintomático, tenía una intervención quirúrgica programada a quien, como es lógico, se le hizo la prueba de COVID-19 antes de someterse a la operación.

Un centenar de internos en cuarentena

Un centenar de internos del centro penitenciario Ocaña I (Toledo), pertenecientes al mismo módulo, y siete funcionarios están en cuarentena como medida preventiva, ya que se ha detectado un caso positivo en un preso.

Fuentes de instituciones penitenciarias han informado a Efe este jueves de que se ha detectado un caso positivo, asintomático, en un interno que tenía una intervención quirúrgica programada y a quien se le hizo la prueba de COVID-19 antes de someterse a la misma, como es habitual.

Estas fuentes han señalado que se trata de un caso en investigación, ya que, tras hacerse la prueba serológica, no se ha podido determinar en qué fase de la enfermedad puede estar o si está comenzando a desarrollar la enfermedad.

En cualquier caso, ha subrayado que, de forma preventiva, se ha decidido poner en cuarentena a todo el módulo en el que se encuentra este interno, compuesto por unos cien presos, que están pasando el confinamiento en sus respectivas celdas, si bien el preso que ha dado positivo y cuyo caso está en investigación se encuentra en otra celda, en confinamiento sanitario.

Estas fuentes han señalado que se ha hecho un estudio de contactos y se está a la espera de ver cómo evolucionan los confinados.

También están guardando cuarentena, en este caso en sus domicilios, siete funcionarios que han estado en contacto con el preso que ha dado positivo en COVID-19, y se está a la espera de que en las próximas horas se les practique la prueba PCR.

Este caso, si se confirmara, sería el primer positivo de coronavirus en una prisión española desde que comenzó la nueva normalidad.

Además, en un comunicado, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha exigido a Instituciones Penitenciarias que se extremen las medidas de seguridad, pues ha señalado que, a su entender, son insuficientes y, por ejemplo, ha reclamado que se reduzca el número de familiares que se comunican con los internos y el número de cabinas de comunicación y que se pospongan las comunicaciones vis a vis en las zonas que hayan dado un paso atrás en la desescalada, hasta que se cumpla con todas las garantías de seguridad.

También ha exigido que se reanuden las cuarentenas preventivas en módulos específicos para los nuevos ingresos o para quienes vuelvan a los centros tras los permisos.

Compartir
Update CMP