SU MAYOR PREOCUPACIÓN ES NO SABER QUÉ VA A PASAR

El drama de las familias numerosas de Castilla-La Mancha ante el nuevo curso escolar

La Asociación Castellano-manchega de Familias Numerosas (Acamafan) ha expresado su preocupación por cómo se articulará el próximo curso escolar en la región por el COVID-19 y porque muchas de las 38.000 familias numerosas de la comunidad autónoma no disponen de equipos informáticos suficientes, lo que complica el seguimiento de las tareas a través de Internet. 

Así lo ha manifestado, en declaraciones a Efe, el presidente de Acamafan, Eduardo Galicia, quien ha avanzado que próximamente tienen prevista una reunión con la Consejería de Educación, Cultura y Deportes para abordar este y otros asuntos. 

"No sé qué se va a hacer el próximo curso y es algo que es necesario conocer", ha apuntado Galicia, quien ha recordado que, de momento, no conocen que se vayan a poner en marcha ayudas para contribuir al gasto en la adquisición de equipos informáticos y, en este aspecto, ha abogado por ayudar a las familias para que "tengan apoyo de la sociedad" para conciliar, también en el ámbito educativo. 

Según Galicia, una reciente encuesta que han realizado a 600 familias numerosas de la región durante la pandemia señala que el 48 % de ellas cuenta con sólo dos dispositivos para poder estudiar y trabajar todos en casa. 

Esto demuestra la "carencia" de equipos y otras dificultades para seguir el curso a través de Internet y poder conciliar, dado que buena parte de los progenitores que conservan su trabajo también tienen que trabajar desde casa. 

Según el presidente de Acamafan, en Castilla-La Mancha hay actualmente unas 38.000 familias numerosas, el 11 % de ellas de categoría especial, la más numerosa, de trece descendientes, residente en Ocaña (Toledo) a la que sigue, con diez hijos, una en la ciudad de Cuenca, donde viven la mitad de las 3.500 familias numerosas registradas en toda la provincia conquense.

Un colectivo que, además, tiene que hacer frente durante la pandemia a un gasto extraordinario, como es el de la adquisición de mascarillas para todos sus miembros. 

Galicia ha estimado un gasto medio mensual de entre 100 y 150 euros para una familia con dos progenitores y tres hijos, algo que se dispara en las que tienen más descendientes si son mayores de 6 años, dado que son obligatorias desde el pasado jueves a partir de esa edad.

Además, "hay que tener en cuenta que los ingresos medios de las familias de la región son menores de 1.500 euros al mes", precisa Galicia, quien ha vuelto a reclamar una "renta per cápita ponderada" en función del número de hijos que están estudiando y no trabajando, ya que, a su juicio, "el sistema de ayudas no puede ser igual para un viudo con dos hijos que para una pareja con un solo hijo". 

De otro lado, y según la misma encuesta, el presidente de este colectivo ha destacado que, a pesar de todas las dificultades a las que tienen que hacer frente por la pandemia, los hijos de familias numerosas han pasado "mejor" el confinamiento que los que son hijos únicos, dado que "tienen con quién jugar, con quién entretenerse". 

"Esto supone que no les haya afectado tanto, en el ámbito psicológico, el encierro durante el estado de alarma", ha zanjado.

Compartir
Update CMP