POLÉMICA EN TORNO AL DERECHO AL ABORTO

Denuncian el "acoso" católico que sufren las mujeres a las puertas de una clínica de Castilla-La Mancha

Una mujer defiende el derecho al aborto durante una manifestación
Una mujer defiende el derecho al aborto durante una manifestación

Varias activistas de la Red Feminista de Albacete han denunciado, mediante una carta abierta enviada a los medios de comunicación, el supuesto "acoso" al que "personas pertenecientes a asociaciones antielección con ideología católica fundamentalista", en concreto miembros de la asociación antiabortista Red Madre, someten a las mujeres que acuden a la Clínica Iris de la capital albaceteña para interrumpir su embarazo.

Según la Red Feminista de Albacete, el libelo que entregan los miembros de Red Madre a las mujeres en los accesos a citada clínica supone "arrastrar sus derechos constitucionales a la salud, a la intimidad y protección de su privacidad en actos médicos, acosándolas y creándoles una situación de ansiedad y padecimiento al ser acusadas de asesinas". "Las mujeres que acuden al Centro Iris han pensado ya, han sido derivadas por su hospital de referencia o su médico de atención primaria, han vivido su duelo, saben y son conocedoras de sus actos, algunas han sido derivadas previamente a valoración psiquiátrica, muchas tienen malformaciones fetales incompatibles con la vida y lo último que necesitan es que personas pertenecientes a asociaciones antielección con ideología católica fundamentalista las acose a la entrada de la Clínica con panfletos generales sobre la vida y la muerte, muñecos de fetos y psicología barata que no ayuda a paliar su ansiedad y culpa", añaden las denunciantes.

"Las mujeres tienen un problema que quieren solucionar y piden discreción. La Ley Orgánica 2/2010 en su artículo 17, establece que la información previa al consentimiento de la interrupción voluntaria del embarazo es obligación de la Administración, y no de los grupos integristas islámicos o cristianos. La Administración es la encargada de garantizar esa información con los protocolos definidos en la Ley. Si estas personas no están de acuerdo con la información facilitada que se vayan a las puertas del SESCAM y se manifiesten allí y se proteja a las usuarias y pacientes que ejercen libremente un derecho", denuncian.

Según la Red Feminista, "es inaudito e inconstitucional que (las mujeres que se disponen a interrumpir su embarazo) sean acosadas, vulneradas e insultadas, cuando lo único que se demanda es una prestación sanitaria pública que por desgracia sigue sin prestarse en la Red Sanitaria Pública, en la que sin duda se preservaría el derecho a la intimidad y la privacidad de las mujeres". Además, recuerdan a las Administraciones Públicas que "deben garantizar y proteger" el derecho de las usuarias ante "la situación de desprotección e intimidación que sufren las mujeres que asisten a la Clínica, vayan o no a abortar, ante la falta de actuación real y efectiva de la Subdelegación del Gobierno , Instituto de la Mujer, Consejería de Sanidad y el Ayuntamiento de Albacete".

"La Red Madre sigue acosando semanalmente desde hace tres años a mujeres y personal sanitario y administrativo que trabajan en la Clínica y que prestan diferentes servicios de Salud Pública. Independientemente de quien gobierne en las instituciones, no se puede imponer los criterios ideológicos o religiosos sobre la legislación vigente y la Constitución. Las mujeres que abortamos no necesitamos citas evangélicas, rosarios, rezos y libelos para tomar libremente y sin intromisión alguna nuestras propias decisiones", finaliza la Red Feminista de Albacete.

COMPARTIR: