SEGÚN UN ESTUDIO ENCARGADO POR LA DGT

Una carretera toledana, entre las más peligrosas por culpa del alcohol y las drogas

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha financiado el informe RiskMent en el que se detallan los segmentos de carretera donde hay un mayor riesgo de accidente por culpa del alcohol y las drogas.

Según adelanta El País, el análisis identifica más de 3.200 tramos en vías interurbanas dentro de tres categorías, de más a menos peligroso. El mapa incluye solo los 760 más peligrosos, los de riesgo “medio” y “alto” repartidos por todas las autonomías excepto Cataluña y el País Vasco.

Los datos de este estudio arrojan que en 3.298 tramos de carretera la accidentalidad está más relacionada con la ingesta de alcohol y de ellos, 785 son declarados de alto riesgo.

Pero quizá lo que más llame la atención sea que 11 carreteras de la red española acumulan el 21% de este tipo de tramos y una de ellas discurra por Castilla-La Mancha. Se trata de la A-42, la vía que une Madrid y Toledo y que en su recorrido cuenta con 19 tramos de alto riesgo. El estudio la sitúa en cuarto lugar por detrás de la N-332 Vera-Valencia (26), A-2 Madrid-Barcelona (20) y la TF-1 (Santa Cruz de Tenerife-Santiago del Teide (20).

Y es que según los datos de la DGT relativos a 2019, un 45% de los conductores fallecidos dio positivo en consumo de alcohol, drogas o psicofármacos. A ello se une que más del 80% de los positivos tenía una tasa superior a 1,20 gramos por litro de sangre, lo que supone una intoxicación severa.

Compartir