CASI LA MITAD DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA PREPARADA PARA EL ÚLTIMO TRAMO

La desescalada se acerca a su última fase con una baja circulación del virus

Imagen de archivo Imagen de archivo

Con casi la mitad de la población española preparada para iniciar el último tramo de la desescalada, la epidemia de coronavirus se mantiene bajo control, con más de 10.000 pruebas diagnósticas diarias y unos 200 positivos en las últimas jornadas, la gran mayoría con cuadros leves o asintomáticos detectados en Madrid o en Barcelona, y la polémica que no cesa sobre el número de muertes, pendiente aún de revisión.

En medio de una imparable crispación política que gira en remolino en torno al 8-M, las investigaciones judiciales y el Ministerio del Interior, Sanidad ha notificado este jueves cinco nuevas muertes en las últimas 24 horas (27.133 en total) y 56 en los últimos siete días, así como 195 contagios con fecha de ayer.

De forma paralela, el Instituto de Salud Carlos III ha hecho públicos los resultados de la segunda oleada del estudio de seroprevalencia, según los cuales sólo el 5,2 % de los españoles, dos décimas más que en la primera, se han contagiado con el SARS-CoV-2 y han desarrollado anticuerpos, lo que confirma la limitada circulación del virus.

Más de 10.000 test diarios

En la actualidad se hacen en España entre 10.000 y 11.000 test PCR diarios para detectar el coronavirus, según ha dicho hoy el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ha informado de 195 nuevos positivos, 87 en Madrid y 51 en Cataluña, aunque al total, en un enésimo reajuste, se le suman 324 para llegar a los 240.660.

Sanidad considera que lo más relevante ahora es conocer los casos con fecha de inicio de síntomas en los últimos siete días, de los que este jueves se consignan 230, frente a los 244 del jueves pasado.

En los últimos siete días se han contabilizado 2.276 contagios, 710 en Cataluña y 672 en Madrid, con una tasa de incidencia acumulada (casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes) de 4,84, y en los últimos 14, 5.754, con una tasa de 12,24.

Con la generalización de las pruebas diagnósticas ante casos sospechosos se siguen detectando algunos repuntes, como el de los 19 positivos registrados en un centro sociosanitario de Reus (Tarragona) y el de un temporero en la localidad de Seròs (Lleida), que ha obligado a aislar a medio centenar de personas.

También en Madrid, en el hospital Gregorio Marañón, el más grande de la comunidad, se mantiene en aislamiento a 16 profesionales sanitarios, después de que cinco médicos hayan dado positivo por la covid-19 tras participar en un almuerzo celebrado en una pequeña estancia del centro para despedir a un compañero del Servicio de Neumonología.

Ante estos contagios, las autoridades sanitarias reiteran sus llamamientos a mantener todas las cautelas y medidas de seguridad para hacer frente a un virus que sigue circulando y que la OMS no tiene ninguna certeza de que se haya “debilitado” como sostienen algunos virólogos, que apuntan al dato objetivo de que los casos son cada vez menos y de menor gravedad que los atendidos en meses precedentes.

Normas básicas sanitarias

El Consejo de Ministros aprobará el martes un decreto con las normas básicas sanitarias y de movilidad para todas las comunidades después de que deje de regir el estado de alarma, a fin de mantener una línea de acción común, que permita mantener la capacidad asistencial para afrontar posibles rebrotes y, sobre todo, una segunda ola el próximo otoño-invierno.

En esa dirección, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha informado en su comparecencia semanal en el Congreso de que el Gobierno está elaborando una reserva de productos sanitarios para garantizar una "rápida respuesta”, que incluye mascarillas quirúrgicas, FPP2 y FPP3, otros equipos de protección, pruebas diagnósticas y medicamentos.

Esta reserva se inscribirá, ha dicho Illa, en una estrategia impulsada por los ministerios de Industria, Comercio y Turismo y Ciencia e Innovación y tendrá como principal objetivo promover y reforzar la producción en España para evitar, siempre que sea factible, depender de importaciones ante crisis sanitarias como la actual.

Con ese decreto se gestionará el desarrollo de la epidemia con una cierta uniformidad en toda España, una vez que desaparezca el mando único y sean las comunidades autónomas las que lo ejerzan en sus respectivos territorios, como de hecho sucederá ya durante la fase 3 de la desescalada a la que esperan sumarse desde el lunes buena parte de las autonomías con casi la mitad de la población española.

Todas las comunidades han solicitado al Ministerio de Sanidad avanzar de fase, excepto la Comunidad Valenciana, que seguirá una semana más en la 2, a la que esperan llegar Madrid, Barcelona y su área metropolitana y Castilla y León, las tres más azotadas por la epidemia.

Segunda oleada de seorprevalencia

La segunda oleada del estudio de seroprevalencia eleva ligeramente la inmunidad de la población española al 5,21 %, frente al 5 % que se registró en la primera, muy lejos de la inmunidad de grupo, que los expertos sitúan por encima del 60 %, y con notables diferencias geográficas una vez más, que oscilan entre el 1,2 % de Huelva y el 14,7 % de Soria.

Vuelve a ponerse de manifiesto el efecto de Madrid (11,4 %) sobre las provincias de su entorno (Soria 14,7 %, Cuenca 14,2 %, Segovia 12,6 %, Albacete 11,6 %, Guadalajara 10,5 %, Ciudad Real 9,8 %, Toledo 8,8 o Ávila 8,3 %), con un nivel de incidencia relativa superior al otro gran foco de la epidemia en términos generales, Barcelona (7,4 %).

Esta segunda muestra del estudio del Instituto de Salud Carlos III, desarrollada entre el 18 de mayo y el 1 de junio y en la que han participado 63.564 personas, recoge que a un 0,8 de los participantes que dieron negativo en la primera oleada se les han encontrado anticuerpos en esta ocasión, y apunta a un leve incremento en la tasa de inmunidad en las ciudades de más de 100.000 habitantes, del 6,4 % al 6,8 %.

Por sexos, los hombres (5,01 %) han desarrollado una inmunidad menor que las mujeres (5,4 %) y, por edades, continúa siendo menor la presencia de anticuerpos en bebés, niños y jóvenes, si bien se aprecian moderadas diferencias entre grupos de más edad, según ha explicado la directora del Instituto Carlos III, Raquel Yotti.

Compartir