REPARACIÓN DE VEHÍCULOS

La Guardia Civil echa el cierre a un taller clandestino que funcionaba en Hellín (Albacete)

Efectos del taller mecánico clandestino desmantelado en Hellín Efectos del taller mecánico clandestino desmantelado en Hellín

Efectivos de la Paprona, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Hellín, han localizado, en esa misma localidad, un taller dedicado de forma clandestina a la reparación de automóviles, con motivo de las inspecciones que la Benemérita realiza en este tipo de establecimientos.

Dentro de las inspecciones sobre la gestión de residuos tóxicos y peligrosos que habitualmente suele llevar a cabo el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Albacete en toda su provincia, una de las patrullas de este servicio localizó en Hellín un local que era utilizado como taller clandestino de reparación de vehículos.

Durante la inspección del local, la Guardia Civil pudo observar como el responsable del mismo se encontraba reparando un turismo, encontrándose otros nueve vehículos en el interior, a la espera de ser igualmente reparados, ha informado el Instituto Armado en nota de prensa.

El local contaba con una gran cantidad de herramientas mecánicas propias de un taller de reparación de vehículos, así como una grúa manual para levantar motores, entre otras, observando una gran cantidad de residuos generados normalmente por un taller de estas características, como baterías y aceites de motor usados, además de neumáticos a medio uso, todo ello almacenado de manera incorrecta, a la intemperie y sobre un suelo permeable de tierra, con el consecuente peligro de filtraciones al suelo y aguas subterráneas.

Dichos residuos tienen la calificación de tóxicos y peligrosos y como tales deben recibir un tratamiento específico en cuanto a su almacenamiento así como su retirada por gestor autorizado, debido a su alto grado de contaminación del medio ambiente.

El Seprona de la Benemérita ha confeccionado varias actas-denuncias, que serán remitidas a los organismos correspondientes, tanto locales como autonómicos, tras detectar infracciones administrativas relacionadas con el alta del investigado en la seguridad social o sobre la apertura y funcionamiento de talleres de reparación de vehículos, calificadas estas últimas como graves, cuyas sanciones de multa pueden alcanzar hasta 300.000 euros, al tratarse de residuos peligrosos.

Las infracciones más comunes en este tipo de talleres ilegales están relacionadas con la carencia de la preceptiva licencia de actividad, de la calificación ambiental, o de la inscripción en el Registro de Industria, así como de la ausencia de autorización administrativa como pequeño productor de residuos, de los justificantes de entrega a un gestor autorizado o por la mezcla de diferentes residuos (aceites, filtros, envases), incumplimiento las normas sobre su almacenamiento.

Campañas de control

En los últimos años, por parte del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia albacetense, se vienen desarrollando campañas para prevenir y perseguir la proliferación de talleres mecánicos clandestinos, al ser estos potenciales generadores de residuos peligrosos, conllevando en caso de mala gestión de los residuos, un alto riesgo de contaminación sobre el suelo y las aguas subterráneas, así como sobre la atmósfera.

Es recomendable que la ciudadanía lleve su vehículo a reparar o a realizarle cualquier tipo de mantenimiento a talleres dados de alta, donde realizan la gestión de residuos como ruedas, baterías y aceites usados, acorde con la legislación y respetando nuestro medio ambiente.

Compartir