RIESGO "MUY ELEVADO" EN LA N-301 A LA ALTURA DE QUINTANAR

El tramo de carretera más peligroso de Castilla-La Mancha está en Toledo

Las carreteras de las provincias de Guadalajara y Cuenca superan la media nacional en riesgo de accidentes, que en el conjunto regional se sitúa en la media nacional con un 12 por ciento de la red viaria, según el estudio EuroRAP 2018 que ha presentado la Fundación del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC).

En el conjunto nacional, un total de 3.018 kilómetros de carreteras tiene un riesgo elevado o muy elevado de que en ellas se registre un accidente grave o mortal, lo que representa el 12 por ciento de la red viaria estatal, un índice que ha mejorado en dos puntos respecto al año anterior.

 

Dentro de Castilla-La Mancha, Guadalajara es la provincia con mayor proporción de kilómetros con riesgo de accidentes, un 20 por ciento, seguida de Cuenca (17 %), y por debajo de la media está Ciudad Real (11 %).

En el análisis por tramos es el de Lugo de la N-642 entre el cruce con la N-640 y el cruce con la N-634 en Ribadeo (8,2 kilómetros) el más peligroso de España.

Un tramo limítrofe entre las provincias de Lleida y Huesca, en la N-230, es el segundo más peligroso, al que sigue otro en la N-260 en Ripoll (Girona) en su cruce con la N-152.

De los diez tramos más peligrosos, tres corresponden a Galicia, en tanto que Cataluña y Castilla y León tienen dos cada una y el resto se encuentran en Aragón, Castilla-La Mancha y Murcia.

En el caso de Castilla-La Mancha tiene un riesgo muy elevado un tramo de 13,2 kilómetros de la N-301 en el límite de la provincia de Toledo, en Quintanar de la Orden.

 

Según el estudio, los tramos con más riesgo de accidentalidad entre 2015 y 2017 están todos en carreteras nacionales de calzada única, con un carril por sentido de circulación. El punto negro con más riesgo se encuentra en la N-642 en Ribadeo (Lugo) y tiene una longitud de 8,2 kilómetros. En esta vía, la media de accidentes al año es de 1,3.

Pero es la N-420 la carretera más peligrosa, al contar con 235 kilómetros (a su paso por las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Teruel y Tarragona) con un riesgo alto o muy alto de accidente.

En total, 59 carreteras estatales contienen, al menos, un punto negro o rojo, pero el 50 % de los tramos con riesgo de los dos tipos se concentran en nueve carreteras (1.502 kilómetros).

COMPARTIR: