INAUGURACIÓN DE LA ESCULTURA

Don Quijote y Sancho dan una nueva vida a un olmo centenario de Ciudad Real

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora y el vicepresidente de la Diputación Provincial, David Triguero, han inaugurado en la tarde de este maertes la escultura de Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea, que el tallista Francisco Ortega ha realizado en un olmo centenario a las puertas del Parque de Gasset.

Este árbol tuvo que ser talado después de que se cayera una rama de 400 kilos en el año 2013. Un informe aconsejaba la tala del árbol, dado su estado de pudrición, para evitar accidentes, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El ebanista y carpintero ya jubilado Francisco Ortega ha señalado que un día pasó por la puerta del Parque y vio cómo estaban cortando las ramas y se dijo "si tenemos aquí a un paso el Museo del Quijote, y este tronco que ya tenemos sin ramas aquí tenemos a Don Quijote y Sancho. Algunos se lo creían y otros no pero yo sabía que aquí estaba el Quijote y Sancho".

Ortega, natural de Fuenllana, propuso al Ayuntamiento el poder utilizar esta madera para realizar una escultura alusiva al Quijote, cuyas escenas ya había representado en otras obras. La concejala de Medio Ambiente, Manuela Nieto-Márquez, vio positivo su realización y permitió su realización. Y a golpe de gubia, cincel y mazo, ha transformado este tronco muerto en estas figuras cervantinas.

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha mostrado su agradecimiento a Francisco Ortega "que supo ver lo que había dentro de este tronco. La enfermedad hizo que hubiese que cortar el árbol". "Eso fue una gran tristeza para muchos vecinos de Ciudad Real pero él supo ver que dentro estaban Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea. Y nosotros creímos en el proyecto, que ahí estaba Don Quijote y Sancho Panza"

La alcaldesa ha recordado que el tronco mide más de un metro de diámetro, y de altura, el Quijote mide 2,30 metros y Sancho, 1,90 metros, "grandes como son estas figuras que tenemos en la literatura universal, y en Ciudad Real que es una ciudad cervantina.

Zamora ha reconocido que desde el equipo de Gobierno se apuesta por la cultural y por Ciudad Real como un espacio de "riqueza turística y cultural", y ha añadido que 500 personas visitaron el Museo Elisa Cendrero en su primera jornada abierto este pasado domingo, después de estar cerrado al público 14 años.

"Ahora tenemos un elemento más. Es un gusto ver cómo la gente se hace fotografías con la Dulcinea, con el carillón cervantino, y ahora vamos a tener otro espacio para visitar en Ciudad Real", ha agregado.

El vicepresidente de la Diputación, David Triguero, ha agradecido a Ortega "el regalo" que ha hecho a la ciudad. "Estamos viendo cómo este olmo centenario que era el principal protagonista de la entrada del parque se ha transformado en una obra de arte".

"Va a seguir siendo protagonista, pero va a ser un espacio más a visitar, junto con el Museo del Quijote y el Centro Regional del Folklore en el Ferroviario. Esta obra que Francisco regala a la ciudadanía va a ser un espacio más para poner en valor", ha dicho.

La escena tallada narra cómo Sancho Panza trata de retener a su señor cuando ve a los lejos a los molinos que veía como gigantes. Además, ha añadido dos leyendas a modo de bocadillos de los comics: a Don Quijote diciendo "Aquellos que allí ves de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas" y a Sancho "que no son gigantes, sino molinos de viento".

Además, en el Museo del Quijote se pueden contemplar una docena de obras también vinculadas a la inmortal obra de Miguel de Cervantes.

COMPARTIR: