SE LES ACUSA DE UNA TREINTENA DE ROBOS

Detenidos tres individuos que tenían asolados los bares de La Sagra toledana

La Guardia Civil ha detenido a tres hombres por una treintena de robos cometidos en la comarca toledana de La Sagra, en bares y restaurantes de los que sustraían el dinero de las cajas registradoras y de las máquinas recreativas, además de tabaco y bebidas alcohólicas, así como robo de vehículos.

Los detenidos, dos de los cuales son hermanos, tienen un "amplio historial policial", según informa este martes la Comandancia de Toledo, que añade que tienen edades comprendidas entre los 25 y los 35 años y se les atribuyen 32 delitos, de los cuales 14 son de robo con fuerza en las cosas, 12 robos de vehículos, 2 delitos de hurto de placas de matrícula, 2 contra la seguridad del tráfico, 1 por atentado contra agente de la autoridad y otro de daños. 

Estos hechos fueron cometidos en 9 localidades de la comarca de La Sagra y en otra de la provincia de Ciudad Real, en Fuente El Fresno.

Para robar en los bares, utilizaban objetos contundentes como mazas o cizallas y extractores de bombines, objetos que en una ocasión fueron arrojados a los vehículos de los agentes cuando circulaban por la carretera y huían tras cometer un robo en El Viso de San Juan.

La Guardia Civil comprobó que primero sustraían un vehículo, generalmente estacionado en la vía pública, al que cortaban los cinturones de seguridad para unirlos entre sí y utilizarlos como correa de amarre con la que arrancar la puerta de los anclajes y entrar a robar.

Seguidamente sustraían el dinero de las cajas registradoras y de las máquinas recreativas, de las que llegaron a llevarse entre los distintos delitos unos 14.000 euros en metálico, además de gran cantidad de tabaco y bebidas alcohólicas.

También utilizaban placas de matrícula que habían sustraído a vehículos que se encontraban en estado de semiabandono en la vía pública para, en el caso de ser localizados, dificultar la labor de identificación y, tras los robos, abandonaban los vehículos en descampados después de quemarlos.

Los detenidos residían de forma ilegal en viviendas ocupadas en la localidad toledana de Lominchar.

COMPARTIR: