JORNADA DISCRETA

Los conquenses honran a su patrona en una festividad de la Virgen de la Luz marcada por el COVID

Dos actos litúrgicos organizados por la Hermandad de Nuestra Señora de la Luz han sido las únicas celebraciones en honor a la Patrona y Alcaldesa Honorífica de la ciudad de Cuenca en una festividad que ha estado marcada por la situación de pandemia sanitaria.

Una jornada festiva para la capital pero que ha debido adaptarse, no pudiéndose celebrar las tradicionales ofrenda floral, procesión y beso al manto de la sagrada imagen, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

A estos actos ha acudido el alcalde Darío Dolz y una representación de concejales, quienes han acompañado al secretario de la Hermandad, Antonio Carrasco, y a los hermanos de la misma.

En el transcurso del acto de este domingo se renovó el voto de la Corporación municipal, realizado por primera vez el 5 de mayo de 1736 para dar gracias por los favores obtenidos debido a su intercesión. Por su parte, la misa de este lunes, festividad de la Patrona, ha sido presidida por el obispo de la Diócesis, José María Yanguas.

El alcalde ha tenido en esta jornada un recuerdo especial para las víctimas de la COVID-19 y sus familias, y ha expresado su deseo de que "el año que viene podamos celebrar esta festividad de nuestra Patrona la Virgen de la Luz como se merece, sin temor a este virus que nos ha cambiado la vida".

Además, ha apelado a la responsabilidad de los conquenses "para que podamos seguir avanzando en la desescalada con seguridad" y también a la unidad, "pues solamente estando todos juntos podremos avanzar para superar la crisis sanitaria, económica y social provocada por el coronavirus".

La parroquia y los feligreses han respetado escrupulosamente las medidas de seguridad, como la desinfección del templo, la reducción del aforo, la distancia social, el uso de mascarillas y el lavado con gel hidroalcohólico tanto a la entrada como a la salida.

Compartir
Update CMP