POR VALOR DE 70.000 EUROS

La Diputación de Cuenca rehabilita dos joyas históricas de Poyatos

El municipio serrano de Poyatos ya disfruta del conjunto histórico-artístico de la Fuente Romana y de la Fuente de la Capilla totalmente remozado, una vez se ha acometido su rehabilitación integral con una inversión de la Diputación Provincial de Cuenca de 70.000 euros, incluida dentro del Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio de la Provincia de Cuenca.

Precisamente, con el fin de comprobar dicha intervención, el presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, se ha desplazado hasta la localidad serrana, donde ha estado acompañado por miembros de la Corporación municipal, encabezados por su alcalde, Vicente García, así como por la arquitecta Marta Olalla y el arqueólogo Santiago David Domínguez-Solera, ha informado la Diputación en un comunicado.

La actuación en estas dos fuentes, cuya ejecución se ha prolongado durante algo más de cuatro meses, ha conllevado la limpieza de la vegetación de ambas estructuras y su entorno, la reconstrucción de la sillería del muro de mampostería de contención de tierras perimetral al pilón adyacente a la Fuente de la Capilla, la limpieza en seco de cantería y rejuntado de lienzos de mampostería de ambas fuentes, la colocación de un panel explicativo sobre sus orígenes e historia y la mejora paisajística del entorno, por un lado, con la construcción de un muro de contención y, por otro, con la pavimentación de la zona más próxima a la Fuente de la Capilla con piedra caliza irregular.

También se ha incluido la recuperación del ciclo hidráulico original de ambas fuentes y, de hecho, tras las obras, el agua ya discurre por gravedad desde el punto de captación original hasta la caseta de la Fuente de la Capilla y desde su pilón adyacente continúa por una conducción hasta la Fuente Romana.

Para ello se ha ejecutado una conducción enterrada desde el punto de la captación hasta la caseta de la Fuente de la Capilla y otra similar desde el pilón de esta fuente hasta la Romana; eso sí, el agua discurre por una canaleta estando a la vista en todos sus tramos, salvo en el cruce con la carretera donde se ha soterrado.

COMPARTIR: