18 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CORINNA CONTRA EL GENERAL FÉLIX SANZ ROLDÁN

"La amiga entrañable" del Rey acusa a un poderoso castellano-manchego de amenazarla de muerte

Corinna zu Sayn-Wittgenstein
Corinna zu Sayn-Wittgenstein

"Hizo amenazas sobre mi vida y la de mis hijos". Así resumió la empresaria Corinna zu Sayn-Wittgenstein  (CSW) la conversación que mantuvo, según su versión, con el máximo responsable del servicio secreto español, el conquense Félix Sanz Roldán, en el hotel Connaught de Londres. Lo publica en exclusiva este miércoles El Español, con un despliegue de reportajes bajo el título genérico de "Las cintas de Corinna".

El encuentro entre el máximo responsable del CNI y la consultora de origen alemán-danés se produjo en el verano de 2012 en una de las habitaciones del lujoso hotel. Según la versión que se filtró del encuentro, transcurrió dentro de unos márgenes de exquisita cordialidad.

Sin embargo, el testimonio ofrecido por la consultora germana al comisario José Villarejo en 2015, dista mucho de esa imagen. CSW aseguró en la conversación mantenida entre ambos que el hombre que lidera el CNI la habría amenazado de muerte. Tanto a ella como a sus hijos. Y que el servicio de inteligencia español montó dos operaciones para hacerse con la documentación que pudiera guardar tras años de relación discreta con Juan Carlos I: una en Londres, con mercenarios de por medio, y otra en Mónaco. De esta segunda, tendrían pruebas los equipos de seguridad del príncipe Alberto de Mónaco, con el que CSW trabaja como asesora y persona de confianza. 

Por su parte, el máximo responsable del servicio secreto español ha negado siempre en privado que amenazara a la empresaria alemana, o que la cita con ella en Londres, a la que asegura que asistió a título particular, transcurriera fuera de la normalidad. Pese a las palabras de la empresaria alemana, no consta que presentara denuncia alguna, en España, Londres o Mónaco, sobre una presunta intrusión en sus comunicaciones o en su vivienda. 

COMPARTIR: