20 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

TODAS HAN SIDO REABIERTAS

Las intensas lluvias dificultan la circulación en varias carreteras de Castilla-La Mancha

Imagen de archivo
Imagen de archivo

La carretera AB-609, en el término municipal de la localidad albaceteña de El Bonillo, ha sido reabierta al tráfico a las 18.00 horas de este sábado. Se trata de la última de las vías que permanecía cerrada en las provincias de Cuenca y Albacete a consecuencia de las tremendas tormentas que han descargado en las últimas 24 horas.

Según han informado fuentes del Servicio de Emergencias 112 a Europa Press, esta vía permanecía cortada entre sus los kilómetros 0 y 11 y ahora ya vuelve a permitirse el tránsito de vehículos por ella

Antes, a las 10:24 horas, eras reabiertas las carreteras CUV-8307 y N-310, ambas en el término municipal de El Picazo (Cuenca), donde ya se puede circular con precaución por ellas.

La N-310 se mantenía cerrada al paso de vehículos desde su kilómetro 170 al 185, mientras que la CUV-8307 lo hacía entre los kilómetros 8 y 14.

Las primeras que recuperaron la normalidad tras ser cortadas en la noche del sábado fueron la a A-3 en Tébar y la CM-220 en Motilla del Palancar, ambas en la provincia de Cuenca.

Desembalse en la presa de Castillejos

Por otra parte, estas mismas fuentes han advertido que, a consecuencia de la gran cantidad de lluvia caída y como medida preventiva, la presa de Castillejos, abastecida por el río Júcar y también ubicada en El Picazo, ha comenzado a desembalsar desde las 7.51 de este sábado un caudal de 60 metros cúbicos por segundo.

La medida afectará a las localidades aguas abajo más cercanas, aunque sin riesgo, apuntan desde el 112.

COMPARTIR: