BORRASCA FILOMENA

Guadalajara moviliza a 187 operarios en previsión de las fuertes nevadas

El Ayuntamiento de Guadalajara ha activado un dispositivo especial ante la previsión de nevadas y frío intenso ocasionadas por el temporal 'Filomena', que llegará a Castilla-La Mancha desde la tarde de este miércoles. Con él se movilizan hasta 187 operarios, además de todos los efectivos de Policía Local, Bomberos y Protección Civil.

El alcalde, Alberto Rojo, ha activado por videoconferencia este miércoles el Cecopal, Centro de Coordinación Municipal del que forman parte todas las concejalías implicadas en garantizar la seguridad y movilidad de las vecinas y vecinos, así como los cuerpos de emergencias y representantes de las empresas que prestan servicios en la ciudad, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Desde el Ayuntamiento se insiste a la ciudadanía en la importancia de extremar las precauciones y seguir las recomendaciones con el fin de evitar cualquier situación que pueda suponer un riesgo para la integridad de las personas.

Así, este jueves y el viernes queda suspendido el servicio de las dos escuelas infantiles municipales y la actividad del mercadillo del sábado. Igualmente, se ha puesto en marcha un dispositivo especial para personas sin hogar en el Centro Social del barrio Escritores.

Todo el operativo está preparado para intervenir y el Ayuntamiento ha reforzado el acopio de sal hasta las 240 toneladas. La ciudadanía puede retirar sal para comunidades y viviendas tanto en el Parque de Bomberos (de lunes a domingo de 9.00 a 19.00 horas) como en Protección Civil (de lunes a viernes de 17.00 a 19.00 horas). No obstante, el Ayuntamiento esparcirá sal por la vía pública, haciendo un refuerzo en puntos de especial conflictividad.

Las concejalías de Obras y Medio Ambiente y Seguridad tienen activado un plan de actuación con intervención prioritaria en aquellas calles que conducen a los principales servicios públicos, como el Hospital General, así como a las principales arterias de la ciudad para garantizar la movilidad de las personas cuando sea estrictamente necesario. La intervención será escalonada en el resto de vías en función de la urgencia y las necesidades que vayan surgiendo.

El servicio urbano de autobuses dejará de funcionar en el momento en que la nevada vaya cogiendo espesor debido a las numerosas calles con pendiente que existen en la ciudad, que podrían dejar atrapados a los vehículos. Hasta que el servicio pudiese ser restablecido al completo, se garantizará el funcionamiento de dos líneas de emergencias, Hospital-Los Manantiales y Renfe-Los Valles.

La Policía Local empezará este mismo día 6 de enero a cerrar calles con pendiente pronunciada en las que los vehículos quedarían atrapados en el momento en que la nieve alcance un mínimo espesor. Por otro lado, el desmontaje de la carpa instalada en la calle Toledo avanza a buen ritmo, de tal forma que el tráfico en la zona pueda ser restablecido o en la tarde de este miércoles o el jueves durante la mañana.

Compartir