LOS RIBEREÑOS LE ACUSAN DE "TRAIDOR"

Castilla-La Mancha se planta ante Pedro Sánchez tras el último trasvase: "Es la pesadilla de nunca acabar"

Emiliano García-Page, este miércoles en Manzanares durante el acto institucional con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente
Emiliano García-Page, este miércoles en Manzanares durante el acto institucional con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía ha instado al Gobierno a rechazar la propuesta de los técnicos por la que la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura aprueba trasvasar 20 hectómetros cúbicos el mes de junio para atender las necesidad de agua de las cuencas receptoras.

Los ribereños han señalado, en un comunicado que, mientras en Castilla-La Mancha ha ganado con mayoría una política "claramente enfrentada al Trasvase", el Gobierno "traidor de Sánchez sigue haciendo oídos sordos y defendiendo un atentado ecológico que penaliza el desarrollo económico de los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía, así como del Tajo".

La asociación ha añadido que en Murcia, a su vez, "cada vez es más evidente el deterioro del Mar Menor y ya ni el maquillaje sofoca el hedor del cadáver".

"Gobierne quien gobierne, nos oponemos frontalmente a perpetuar este desastre ecológico que se estudiará en los libros de historia; si aprueba este nuevo trasvase, Sánchez nos tendrá enfrente como traidor a los intereses de la nación y de nuestra región", ha manifestado el presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, Francisco Pérez Torrecilla.

"Es la pesadilla de nunca acabar, pero si no nos escuchan a nosotros, mes tras mes, por lo menos que escuchen a los votantes, que les han dicho claramente que no quieren Trasvase", ha señalado Pérez Torrecilla, que ha añadido que "una vez más ha de enfrentarse a la ejecutiva nacional de su propio partido para defender lo que es justo".

Ha indicado que lo que está en juego es "el patrimonio de todos los españoles " y "la herencia que dejamos a nuestros hijos, que nos culparán por no defender el Tajo y el Mar Menor frente a la codicia de cuatro aguatenientes, cuyo concepto del libre mercado es que entre todos les paguemos el chiringuito para lucrase ellos solos”, ha afirmado el también alcalde de Sacedón.

Page pide “coherencia” y “coraje” al Gobierno de España

De su lado, el presidente en funciones de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha exigido “coherencia” y “coraje” al Gobierno de España para acabar con los trasvases en general y, en concreto, con el del Tajo-Segura, después de que este miércoles la Comisión de Explotación haya propuesto una nueva derivación de 20 hectómetros cúbicos desde los pantanos de cabecera hacia el Levante para el mes de junio.
 
Así lo ha manifestado García-Page durante su intervención en el acto institucional con motivo del Día del Medio Ambiente que se ha celebrado este miércoles en Manzanares (Ciudad Real), donde ha asegurado que solo pide una cosa al Ejecutivo de Pedro Sánchez en esta legislatura en materia medioambiental: “coherencia” para con los planteamientos de un Gobierno que ha recibido “un voto mayoritario” con un planteamiento “claramente ecologista” y que “tiene que asumir” que el trasvase Tajo-Segura “no tiene nada de ecológico”.
 
García-Page ha hecho hincapié en que esta infraestructura condena al río Tajo a la contaminación y a Castilla-La Mancha a la falta de unos recursos “que necesitamos”, a sabiendas de que existe una política “más razonable” en cuanto a la gestión de los recursos hídricos del país mediante la desalinización y otras alternativas.  
 
El presidente en funciones de Castilla-La Mancha, que ha anunciado asimismo que el Gobierno regional volverá a ejercer acciones “para la protección de nuestros intereses”, ha recalcado que el objetivo de contar con un Ministerio para la Transición Ecológica no debiera ser el de fomentar o mantener los trasvases. “Ese no es el tránsito que queremos o para el que se ha nacido”, ha remarcado García-Page, quien también ha lamentado que la propuesta de la Comisión de Explotación haya coincidido además con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.
 
“Es muy cómodo mirar hacia otro lado y esa comodidad no se la puede permitir ningún gobierno que quiera transformar las cosas y cambiarlas”, ha asegurado el presidente en funciones de Castilla-La Mancha.
 
Con todo, García-Page también ha abogado por buscar “acuerdos” y “consensos” entre todas las partes implicadas para aportar “soluciones”, descartando “que se rompa nada de golpe” y apelando, al mismo tiempo, a la “conciencia ecológica” de la propia ministra en funciones, Teresa Ribera.
 
En este sentido, se ha mostrado confiando en que los equipos de trabajo del nuevo Gobierno de España hagan gala de “inteligencia”, “mano izquierda” y “coherencia” para abordar este asunto sobre el que, ha reiterado, “alcanzaremos acuerdos”, aunque “tampoco nos vamos a dejar llevar por la ingenuidad”.

COMPARTIR: