SEGÚN PUBLICA ESTE SÁBADO 'EL PAÍS'

Cospedal contrató a la agencia de detectives Método 3 con dinero de la Junta para indagar en el entorno de Barreda

Cospedal y Barreda, juntos en el Congreso de los Diputados
Cospedal y Barreda, juntos en el Congreso de los Diputados

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha considerado "muy grave" que su predecesora en el cargo, María Dolores de Cospedal, contratara con dinero público a la agencia Método 3 tras consultar al ex comisario José Manuel Villarejo y ha dicho que eso debe tener "consecuencias". García-Page ha hecho estas declaraciones a los periodistas a su llegada al acto del PSOE que preside el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, en la localidad madrileña Fuenlabrada.

El presidente castellano-manchego ha sido preguntado por la información que publica el diario El País, que apunta que cuando Cospedal era presidenta regional, su Gobierno contrató a la agencia de detectives Método 3 y gastó 16.300 euros con el fin de indagar en los ordenadores de unos funcionarios documentalistas del equipo de su antecesor en el cargo, el socialista José María Barreda.

García-Page ha lamentado que en España pueda considerarse normal una actuación de este tipo y ha considerado que si el "método A del PP eran recortes y más recortes, el método B era este tipo de manejos absolutamente corrompidos en el ámbito político y que debe tener consecuencias". "Es la manifestación de la política más sucia desde el punto de vista de los valores democráticos", ha añadido.

El presidente castellano-manchego ha asegurado que los líderes socialistas de su región y él mismo cuando era alcalde de Toledo se han sentido perseguidos, "a veces -ha añadido- con el descaro de los medios públicos como hacía Nacho Villa con la televisión pública".

El PSOE va más allá

Por su parte, el PSOE ha ido más allá y cree que Cospedal contrató a la agencia de detectives Método 3 para espiar a Barreda y también al actual presidente de la región, Emiliano García-Page, por aquel entonces candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta de Comunidades. Así ha reaccionado la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, a la información de El País.

Según la portavoz socialista, Cospedal contrató a Método 3 para realizar un trabajo que "podrían haber hecho los funcionarios de la Junta" y pagó "más de 16.000 euros del dinero publico por un trabajo supuestamente de cinco horas", algo que ha calificado de "despilfarro".

"Es una muestra clara" de que se contrató a Método 3 "como tapadera posiblemente para hacer otros trabajitos, trabajitos que tenían que ver con el espionaje de Barreda y el candidato en ese momento que era García-Page", ha insistido Blanca Fernández.

Es por ello que opina que "la pregunta que los ciudadanos se están haciendo hoy es si Cospedal merece ser presidenta de honor del PP después de haber espiado a Barreda, a Page y no sabemos si a más gente y haber contratado con dinero público a Método 3, una empresa de espías". "Yo creo que sinceramente la respuesta es no y está tardando el PP en ser contundente en la respuesta", ha sentenciado la portavoz de los diputados socialistas.

Habla el nuevo presidente regional del PP

Sobre este asunto, el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Francisco Núñez, ha acusado a García-Page, "un presidente que ha mentido y engañado a los castellano-manchegos", de generar "cortinas de humo" con "temas del pasado" que están "incluso juzgados".

Núñez ha insistido en que éste "es un tema que está juzgado" y por lo tanto lo que cree es que "el PSOE está intentando hablar continuamente del pasado y que las órdenes que ha dado Page es que se hable del pasado para que no se hable de la realidad, y la realidad es que Page es un presidente que no está cumpliendo su palabras con los castellano-manchegos".

Además, opina que García-Page trata de hablar del pasado y de otros partidos para no hablar del suyo y le ha pedido que aproveche el Comité Federal del PSOE que se celebra este sábado para tomar la palabra y decirle a Pedro Sánchez que no está de acuerdo con su política en Cataluña y para pedir la dimisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado.

Ante los argumentos del PP de que esas noticias son una cortina de humo, el propio García-Page ha señalado que eso llevan diciendo sus dirigentes 30 años, "incluso cuando defendían a Bárcenas". El presidente regional, además, ha recordado que al PP aún le quedan 56 resoluciones judiciales pendientes y ha considerado que su líder, Pablo Casado, no puede mirar para otro lado y decir que él acaba de llegar.

COMPARTIR: