12 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EN EL COLEGIO SALESIANO DE PUERTOLLANO

Emotivo homenaje castellano-manchego al sacerdote asesinado por yihadistas en Burkina Faso

El sacerdote salesiano Antonio César Fernández
El sacerdote salesiano Antonio César Fernández

Alrededor de 200 alumnos de Formación Profesional (FP) del Colegio Salesiano de Puertollano han rendido este martes un homenaje al sacerdote salesiano Antonio César Fernández, que falleció en un ataque yihadista en Burkina Faso.

Los alumnos se han concentrado a las puertas de los talleres del centro y han guardado un minuto de silencio y rezado un Padre Nuestro en homenaje al sacerdote salesiano que recibió tres disparos por presuntos yihadistas cuando regresaban a su comunidad, en Uagadugú (Burkina Faso), tras celebrar en Lomé, capital de Togo, una reunión de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona.

El director pedagógico del centro, Vicente Vallejo, ha explicado a los alumnos que el salesiano misionero asesinado, de 72 años, tuvo una vida "totalmente entregada a los jóvenes en países de África, integrándose en las culturas nativas y trabajando en medio de grandes dificultades y situaciones de riesgo con los más necesitados".

Vallejo ha leído un texto del propio religioso dos días antes de ser asesinado: "Son los jóvenes de los distintos lugares del mundo en los que he estado los que me han enseñado a ser salesiano y a ser lo que ahora mismo soy".

Antonio César Fernández (1946, Pozoblanco, Córdoba), que falleció el pasado viernes cuando regresaba a su comunidad junto a otros religiosos, que pudieron sobrevivir al asalto yihadista, y tenía familia en Ciudad Real, donde pasaba algunas temporadas , fue misionero en varios países africanos desde 1982 y fundador de la presencia salesiana en Togo.

COMPARTIR:
TAGS: