ENFERMO POR CORONAVIRUS

El obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora, sigue en la UCI pero con signos de leve mejoría

Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real

Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real, permanece ingresado en el Hospital de La Paz de Madrid, donde continúa en estado muy grave y con cuidados intensivos. Sin embargo, con los ajustes en los medicamentos que está llevando a cabo el equipo médico del hospital, se aprecian signos de leve mejoría, según ha informado este jueves la Diócesis de Ciudad Real, que dice mantener "la esperanza de su recuperación".

Algora ingresó en el hospital madrileño el pasado 20 de septiembre aquejado de una neumonía bilateral causada por la COVID-19. En la madrugada del 22 de septiembre sufrió un empeoramiento que llevó a los médicos a intubarlo, aplicando cuidados intensivos. Así ha permanecido muy grave, aunque estable.

Desde la Diócesis de Ciudad Real se sigue pidiendo "a todo el pueblo de Dios la oración y la ofrenda de la eucaristía diaria por la fortaleza en la enfermedad y la recuperación" del obispo emérito y se encomienda "la recuperación de don Antonio a la Virgen María, salud de los enfermos".

Compartir