ESTÁN ACUSADOS DE ESTAFAS, FALSIFICACIÓN Y REVELACIÓN DE SECRETOS

Ocho detenidos y desarticulado un grupo criminal en Toledo y Madrid por 386 estafas bancarias

La Guardia Civil, en el marco de la operación Microval ha detenido a 3 mujeres y 5 hombres en Toledo y Madrid, con edades comprendidas entre los 25 y los 49 años, como autores de 386 delitos, logrando así desarticular un grupo criminal especializado en estafas bancarias. Los detenidos son autores de delitos de estafa, usurpación de identidad, falsificación de documentos, revelación de secretos. Estos delincuentes en unos casos eran y en otros se hacían pasar por agentes comerciales.

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal especializado en estafas bancarias en las provincias de Toledo y Madrid, donde se han detenido a ocho personas por la comisión de 386 delitos con un perjuicio económico cercano al millón de euros a un total de 60 víctimas.

Se trata de tres mujeres y cinco hombres con edades comprendidas entre los 25 y los 49 años que se hacían pasar por agentes comerciales de importantes empresas de suministro eléctrico para conseguir la información con la que luego solicitaban prestamos bancarios.

La Guardia Civil ha informado que estas detenciones se han enmarcado dentro de la Operación Microval, después de recibir varias denuncias por delitos de estafa bancaria con características similares en el Puesto de la Comandancia en Valmojado (Toledo) y a cuyos delincuentes se atribuyen delitos de estafa, usurpación de identidad, falsificación de documentos, revelación de secretos. 

Durante el transcurso de esta investigación, que ha durado varios meses, los agentes han confirmado que se trata de un grupo perfectamente organizado, que se dedicaban a visitar a sus víctimas en los domicilios ofreciendo suculentos descuentos para después fotografiar la documentación personal y de esta forma solicitar prestamos personales en distintas entidades financieras.

Las víctimas solo eran conscientes de la estafa cuando recibían alguna notificación de los Juzgados, los bancos reclamaban el dinero o cuando ellos mismos deseaban pedir un préstamo y les informaban que figuraban en un registro de morosos.

La Guardia Civil ha comprobado que los delincuentes no sólo estaban organizados sino que también tenían relación familiar y laboral entre ellos y además todos contaban con antecedentes policiales por hechos de estas características y han comprobado que algunos de ellos ya habían sido detenidos el pasado año por una operación similar llevada a cabo en la comarca de Torrijos.

Estas detenciones se han producido de forma simultánea en las localidades de Bargas, La Puebla de Montalbán, en Toledo, y en Vallecas (Madrid), donde en un registro domiciliario se intervino gran cantidad de documentación, material informático y 44 Documentos Nacionales de Identidad físicos, así como un permiso de conducir.

Los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Valmojado han analizado más de 150 cuentas corrientes de distintas entidades bancarias y han descubierto más de 200 préstamos personales solicitados a nombre de 60 víctimas repartidas por todo el territorio nacional.

COMPARTIR: