DENUNCIA PÚBLICA DEL CSIF

Inquietud ante el aumento de episodios de violencia contra los profesionales de la sanidad en Castilla-La Mancha

Imagen de archivo Imagen de archivo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta el episodio violento que este fin de semana han padecido de madrugada los profesionales del Punto de Atención Continuada del centro de salud de Santa Olalla (Toledo), una facultativa y una enfermera que, como ha informado EL DIGITAL CLM, han recibido amenazas por parte de varias personas. CSIF alerta ante el aumento de este tipo de situaciones en la atención sanitaria presencial en Castilla-La Mancha.

No en vano, en nota de prensa indica que el pasado domingo se producía una agresión física en el centro de salud de Santa María de Benquerencia (Toledo), que se suma a las producidas con anterioridad en el Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario de Albacete, en la atención a un parto en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo y en un consultorio médico de Novés (Toledo).

La Central Sindical mantiene que este tipo de episodios están aumentando como consecuencia de la tensión en la ciudadanía que está provocando la pandemia de coronavirus y la falta de recursos en la Atención Primaria y Atención Sanitaria.

La responsable del Sector de Sanidad de CSIF Toledo, Marisa García, señala que "la tensión está creciendo, y para hacer frente a ello hay pocos recursos humanos y poca o ninguna seguridad. Nuestros profesionales no pueden estar expuestos de esta forma. Están para cuidarnos y ayudarnos, por lo que hay que poner todos los recursos para que puedan trabajar con la seguridad que merecen".

Así, además de repercutir en el civismo y en la pedagogía social para resaltar el papel de los profesionales de ámbito sanitario, CSIF también reclama al Sescam que se redoble la vigilancia en aquellos centros de mayor conflictividad, algo que sólo puede realizarse con una inversión a través de la contratación de personal, incluso durante las 24 horas del día, así como de la implantación de otros recursos como la instalación del botón del pánico, cámaras de seguridad, adaptación del espacio de atención asistencial como recurso para prevenir agresiones y el establecimiento de la aplicación Alertcops.

Sindicato médico

Por su parte, el Sindicato Médico CESM ha denunciado este lunes la falta de seguridad en los centros sanitarios y ha exigido al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Cescam) que cumpla sus obligaciones en materia de salud laboral y dote de vigilantes a estas instalaciones para garantizar la protección de los profesionales.

CESM ha hecho estas peticiones en una nota de prensa, tras el episodio violento y las graves amenazas que varias personas han realizado este fin de semana al equipo de profesionales sanitarios que se encontraban atendiendo en el Punto de Atención Continuada del Centro de Salud de Santa Olalla (Toledo).

El Sindicato Médico ha lamentado que, "por enésima vez", los profesionales sanitarios hayan sido víctimas de agresiones y amenazas "ante la pasividad de un Sescam que no los protege adecuadamente".

"Es evidente que las medidas de prevención frente a las agresiones son inadecuadas, ineficaces y permiten que una y otra vez los sanitarios trabajen inseguros y sean apaleados, amenazados y acorralados en sus centros de trabajo", ha criticado.

CESM ha condenado estos actos "reprobables" y ha opinado que son la consecuencia de una política sanitaria "nefasta", al tiempo que ha denunciado que no se cumple la legalidad vigente, aunque esto suponga poner en peligro la asistencia sanitaria y la vida e integridad de los profesionales.

Compartir