IMPORTANTES DIFERENCIAS

Lo que cobran las ciudades de Castilla-La Mancha a sus vecinos por recoger la basura

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que analiza las tasas de basuras en 54 ciudades -todas las capitales de provincia, más Ceuta, Melilla, Vigo y Gijón-, muestra diferencias del 600 % en este impuesto municipal.

La tasa de basuras es el instrumento con el que casi todos los ayuntamientos sufragan la recogida y tratamiento de los residuos que los consumidores generan en casa, señala OCU, que ha constatado que el importe cobrado, su periodicidad, los conceptos por los que se abona o las deducciones posibles son muy variables.

El análisis, que ha incluido las principales bonificaciones que se pueden obtener, revela que San Sebastián, con 176 euros al año, es la ciudad que cobra más por esta tasa, aunque al estar vinculada al consumo de agua, su importe se reduce a medida que éste es menor.

Le siguen Gerona (164 euros) y Granada (142 euros), mientras que la tasa más baja se paga en Alicante y Soria (28 euros en ambas) y León (36 euros).

Además, en 6 ciudades (Madrid, Barcelona, Valladolid, Málaga, Las Palmas y Badajoz) no se paga una tasa diferenciada por la recogida de residuos en las viviendas.

Lo que cobran las capitales de Castilla-La Mancha

En cuanto a las ciudades de Castilla-La Mancha, donde se paga más tasa de basura es en Albacete, con 93 euros en tasa fija, mientras que en Guadalajara también se abona una cuota fija, de 88 euros en este aso. 

También se paga tasa fija en Cuenca, donde los consumidores abonan 80 euros por la recogida y tratamiento de los residuos que generan, y en Ciudad Real, donde se pagan 76 euros. 

La única ciudad de Castilla-La Mancha donde se vincula la tasa de recogida de basuras con el consumo de agua es Toledo, donde el impuesto es de 59 euros. 

Diferentes formas de cálculo

Estas diferencias, según OCU, tienen que ver con las diferentes formas de cálculo, de tal forma que en 20 ciudades de toda España la tasa es idéntica para todos los domicilios sin importar el tamaño de la vivienda o cualquier otra consideración.

En otras quince es la calle en la que está la vivienda la que marca la tarifa y el valor catastral de la propiedad, en cambio, es el criterio al que se asocia la tasa en Toledo, Burgos, Castellón y, parcialmente, Pamplona, mientras que en Gijón y Vitoria se basan en las dimensiones de la vivienda.

Por último, en Zaragoza, San Sebastián, Cáceres y Sevilla la tasa está vinculada al consumo de agua.

Tan dispares como los precios son las bonificaciones. El 70 % de las ciudades cuenta con algún tipo, casi siempre, vinculadas a bajos ingresos, aunque las familias numerosas, pensionistas o hogares con algún discapacitado es habitual que tengan un tratamiento especial.

Sin embargo, son una excepción las ciudades que introducen bonificaciones medioambientales. Tan solo en Oviedo, San Sebastián, Lérida y Gerona vinculan su tasa a la participación en programas de reducción de residuos, ya sea facilitando su correcta separación o acudiendo a los puntos limpios.

COMPARTIR: